Éste 22 de septiembre a las 14:21 UTC (10:21 Hora de Venezuela) ocurre lo que se conoce como el Equinoccio Otoñal en el hemisferio Norte y Primaveral o vernal en el hemisferio Sur, por lo cual el día tendrá una duración similar a lo noche. Recordemos que en ésta fecha son los momentos del año en que el Sol está situado en el plano del ecuador terrestre (la declinación es perpendicular con respecto a el ecuador). Ese día y para un observador que se encuentre en ese punto, el Sol alcanza el cenit (el punto más alto en el cielo con relación al observador, que se encuentra justo sobre su cabeza (90°)). El paralelo de declinación del Sol y el ecuador celeste entonces coinciden. Equinoccio proviene del latín aequinoctium (aequus nocte) que significa “noche igual”.

solsticios-y-equinoccios1

El Equinoccio ocurre dos veces al año: entre el 20 o 21 de marzo (éste año ocurrió el 20 de marzo) y el 22 o 23 de septiembre de cada año, épocas en que los dos polos terrestres se encuentran a una misma distancia del Sol, así la luz se proyecta por igual en ambos hemisferios. Los aspectos importantes que ocurren durante la jornada equinoccial podemos señalar:

  1. En el polo Norte, paso de un día de 6 meses de duración a una noche de 6 meses.
  2. En el hemisferio Norte, paso del verano al otoño; se llama el equinoccio otoñal.
  3. En el hemisferio Sur, paso del invierno a la primavera; se llama el equinoccio primaveral.
  4. En el polo Sur, paso de una noche de 6 meses de duración a un día de 6 meses.

enfermedades_de_otono_1_1

Si el eje de la Tierra no estuviese inclinado respecto a la eclíptica, el Sol se hallaría todo el año sobre el ecuador y describiría todos los días la misma trayectoria en el cielo, alcanzando siempre la misma altura máxima sobre el horizonte (que sería igual a 90º menos la latitud donde nos encontrásemos), siempre habría las mismas horas de luz solar, y no habría estaciones. Las estaciones no tienen la misma duración, ya que la órbita de la Tierra es elíptica y recorre su trayectoria alrededor del Sol con una velocidad variable. Va más deprisa cuanto más cerca está del Sol (perihelio) y más lento cuanto más alejada está (afelio). Esto es una consecuencia de la segunda ley de Kepler que dice que el radio vector que une un planeta y el Sol barre áreas iguales en tiempos iguales.