Durante el mes de agosto pasado, el 48 por ciento de las estaciones meteorológicas del país, pertenecientes al Servicio de Meteorología de la Aviación, registraron precipitaciones por encima de su promedio mensual.  El mayor registro le correspondió a San Fernando de Apure con 369 mm (1 milímetro equivale a 1 litro de agua por metro cuadrado) seguida de Santo Domingo del Táchira con un total durante el mes pasado de 338 mm.

Click para ampliar imagen

Click para ampliar imagen

Cinco estaciones meteorológicas presentaron precipitaciones muy por debajo de su media mensual. El resto mantuvieron un estándar cercano al promedio de agosto. El principal ingrediente que ha aportado estas lluvias en el país siguen siendo las Ondas Tropicales que durante su pasaje próximo al territorio nacional cambian el patrón de vientos favoreciendo la formación de nubes y por ende éstas precipitaciones. Hasta el momento se han formado 40 Ondas Tropicales de las cuales 5 pasaron sobre Venezuela a inicio de temporada, 3 no llegaron al Caribe y 32 han seguido su rumbo al Norte del país sobre el Mar Caribe.

8c7592cc918b37c6367303cd4ee87f57La mayor precipitación registrada durante un día  fue en Valle de la Pascua, 94,4 mm el 13 de agosto pasado seguida de Guanare donde precipitó 89,7 mm el día 17 y Santo Domingo del Táchira 81,5 mm ese mismo día. En cuanto a las temperaturas máximas absolutas la ciudad de Coro se vuelve a llevar el récord con 39,5°C el pasado 29 del mes en estudio, seguida de La Cañada con 37,8°C el dia 15 y San Antonio del Táchira con 37,3°C el día 22. Otro registro importante para Venezuela fue el viento máximo observado en la ciudad de Maturín el día 09 de agosto con 112 Kmh, similar a lo que origina una Tormenta Tropical, sólo que ésta vez pasaba la Onda Tropical número 30 de la temporada al Norte del país. Por otro lado, en cuanto al fenómeno El Niño, a quien se le ha responsabilizado de las pocas lluvias en Venezuela durante meses anteriores, aún no se ha formado. El segundo pulso de éste evento océano-atmosférico mantiene las expectativas de su “posible” aparición quizás para finales de éste año o inicio del 2015, recordemos que dicho fenómeno no es lo único que determina las precipitaciones en nuestro país.