“El hombre puede conquistar a la naturaleza” reza un dicho chino que resalta el poder humano. China parece respaldar el dicho a través de un plan nacional que buscará impulsar su manipulación del clima.
Clima en China

El plan, que correrá desde 2013 hasta 2020, dividirá el país en seis regiones y fijará un mecanismo interprovincial para el control climático, explicó Yao Zhanyu, un investigador veterano del Centro de Modificación Meteorológica dependiente de la Administración Meteorológica de China. Cada región construirá su infraestructura y centro de mando para la manipulación del clima, según Yao. Los programas en las zonas Noreste, centro y Sureste serán utilizadas principalmente para asegurar las cosechas de trigo y el programa en el Noroeste se destinará para la protección ambiental. El programa del Suroeste se enfocará en el aseguramiento de las operaciones de agricultura y poder hidráulico, mientras que el programa del Norte se preocupará por asegurar el suministro de agua. China modifica su clima principalmente para aumentar la precipitaciones o la nieve y prevenir eventos meteorológicos dañinos, tales como granizo, niebla y tormentas. La siembra de nubes es la actividad de manipulación climática más importante en China. El proyecto invertirá casi 1.1 billones de yuanes ($177 millones) para 2014 a fin de construir un sistema de intervención meteorológica regional en el Noreste de China, incluyendo 12 aviones para la manipulación climática e instalaciones en tierra. Para poder satisfacer la demanda agrícola y mitigar los desastres, China planea incrementar la precipitación anual en 60 billones de toneladas métricas y ampliar la cobertura de la supresión artificial del granizo en más de 540,000 kilómetros para 2020, según el Consejo Estatal. La siembra de nubes para provocar la lluvia puede mitigar las sequías, ayudar en las reservas de los lagos, refrescar las altas temperaturas y moderar la contaminación. Sin embargo, como la siembra de nubes se utiliza a gran escala, algunos críticos han cuestionado si habrá un impacto ambiental como resultado de la manipulación del clima. Para la siembra de nubes China normalmente utiliza yoduro de plata, sustancia que además de peligrosa, es un contaminante tóxico. Lei Hengchi, un científico especializado en la manipulación climática, dijo que podría ocurrir un bajo impacto, porque la cantidad de químicos utilizados en la siembra de nubes es muy pequeña, comparada con el tamaño de la región afectada. El país ha usado el yoduro de plata para disminuir el impacto de sequías periódicas desde 1958.Los aviones empleados para la siembra de nubes utilizan de 200 a 300 gramos de yoduro de plata durante un vuelo. Un proyectil para el aumento de la lluvia contiene sólo 1 gramo de yoduro de plata, en tanto que un cohete contiene alrededor de entre 8 a 15 gramos.