Más de 10.000 personas podrían morir de ocurrir un monstruoso terremoto y tsunami frente a la costa Noroeste de EEUU en el Pacífico, dijeron los investigadores a los legisladores de Oregon el pasado jueves. Las ciudades costeras se inundarían. Las escuelas, los edificios y los puentes se vendría abajo, y el daño económico podría alcanzar los $ 32 mil millones.

Terremoto-en-Japón

Estos hallazgos fueron publicados en un informe alarmante por The Oregon Seismic Safety Policy Advisory Commission, conformado por un grupo de más de 150 expertos voluntarios. En 2011, la Legislatura autorizó el estudio de lo que sucedería si un terremoto y un tsunami como el que devastó Japón golpeara el Noroeste del Pacífico de EEUU. La zona de subducción de Cascadia, justo al lado de la costa regional, produjo un megaterremoto en el año 1700. Los expertos dicen que otro temblor sísmico y tsunami tienen un 100% de probabilidad de que ocurra en la zona, siendo difícil de predecir la fecha como todos sabemos. “Este terremoto nos golpeará de nuevo”, dijo Kent Yu, ingeniero y presidente de la comisión. “Es sólo una cuestión de tiempo.” Cuando llegue, dice el informe, habrá devastación y la muerte desde el Norte de California hasta la Columbia Británica. Muchas comunidades de Oregon se quedarán sin agua, electricidad, calefacción y servicio telefónico. Los suministros de gasolina se interrumpirían. El terremoto y el tsunami de Japón 2011 fueron una llamada de atención para el Noroeste de EEUU. Los gobiernos han estado tomando una mirada más atenta a si la región está preparada para algo similar y descubrieron que no lo es. Legisladores de Oregon solicitaron el estudio para que pudieran informarse sobre lo que hay que hacer para prepararse y recuperarse de un desastre natural tan gigante. Según el reporte, geográficamente Japón y Oregón son parecidos, sin embargo los japoneses estaban más preparados ante la catástrofe que ahora los estadounidenses. A pesar de la devastación en Japón, ese país estaba más preparado que Oregon por haber gastado miles de millones en tecnología para reducir el daño, dice el informe.

Jay Wilson, presidente de la comisión, visitó a Japón y dijo que estuvo profundamente afectado mientras caminaba a través de aldeas devastadas por el tsunami. “Fue como si estas comunidades eran pueblos fantasmas, y en su mayor parte no había nada”, dijo Wilson, quien trabaja para el manejo de emergencias del condado de Clackamas. Expertos representantes de una variedad de agencias estatales, industrias y organizaciones se expandieron en las conclusiones del informe y compartieron con los legisladores de cómo se debe comenzar a planificar. Sue Graves, un coordinador de seguridad para el Distrito Escolar del Condado de Lincoln, dijo a los legisladores que los estudiantes de la escuela secundaria en su distrito deben hacer un semestre de clases que enseñan CPR y otras técnicas de supervivencia previendo las consecuencia de un posible terremoto gigante. Maree Wacker, director ejecutivo de la Cruz Roja Americana de Oregon, dijo que es importante que los residentes tengan sus propios planes de contingencia para desastres naturales.

Fuente:  The Associated Press. Todos los derechos reservados. Copyright © 2013