El recientemente descubierto asteroide “2012 KT42” pasó ayer a sólo 14.000 km de la superficie de la Tierra, cuando se había pronosticado que lo haría a 58.000 Km. El pequeño asteroide, de un diámetro entre 3 y 10 metros, se desplaza dentro de la órbita de los satélites geo-sincrónicos, utilizados para sistemas de comunicación, y conocida como órbita de Clarke. La del 2012 KT42 es la sexta mayor aproximación registrada a la Tierra, aunque de acuerdo a la órbita estimada, los expertos consideran que no hay riesgo de colisión. Dado su reducido tamaño, en el caso de que entrase en la atmósfera se desintegraría totalmente en diminutos meteoritos. Para que tengan una idea, los satélites que constantemente fotografían la Tierra para fines meteorológicos, se encuentran ubicados a 36.000Km. El lunes, otro asteroide, de 21 metros (69 pies) de ancho, pasó a una distancia de 51.500 kilómetros (32.000 millas). 

Imagen tomada por la sonda Galileo del asteriode Gaspra.

Un asteroide es un cuerpo rocoso, carbonáceo o metálico más pequeño que un planeta y mayor que un meteoroide, que orbita alrededor del Sol en una órbita interior a la de Neptuno. Vistos desde la Tierra, los asteroides tienen aspecto de estrellas, de ahí su nombre (ἀστεροειδής en griego significa «de figura de estrella»), que les fue dado por John Herschel poco después de que los primeros fueran descubiertos. Los asteroides también se llaman planetoides o planetas menores, denominaciones que se ajustan más a lo que en realidad son, y los engloba en una misma categoría con los cometas y con aquellos cuerpos con órbitas mayores que la de Neptuno (objetos transneptunianos). La mayoría de los asteroides de nuestro Sistema Solar poseen órbitas semiestables entre Marte y Júpiter, conformando el llamado cinturón de asteroides, pero algunos son desviados a órbitas que cruzan las de los planetas mayores. El 1 de enero de 1801 el astrónomo siciliano Giuseppe Piazzi descubrió el asteroide o planeta menor Ceres, mientras trabajaba en un catálogo de estrellas. Este planeta menor fue denominado Ceres Ferdinandea en honor al entonces rey de las Dos Sicilias, Fernando I. Al descubrimiento de Piazzi le siguieron otros parecidos pero de objetos más pequeños. Hoy se estima que existen cerca de dos millones de asteroides con un diámetro mayor que un kilómetro tan sólo en el cinturón principal; sin embargo, si se suman todas sus masas el total equivale sólo al 5% de la masa de la Luna. Desde la redefinición de planeta de 2006 llevada a cabo por la Unión Astronómica Internacional, el término clásico asteroide no desaparece sino que se incluye dentro de los denominados cuerpos menores del Sistema Solar (excepto Ceres, que se considera planeta enano), junto con los cometas, la mayoría de los objetos transneptunianos y cualquier otro sólido que orbite en torno al Sol y sea más pequeño que un planeta enano.

El asteroide 2004 FH durante su paso cerca de la Tierra, con un diámetro de 30 m. En su punto más próximo se encontraba a 43.000 km, aproximadamente 10 veces más próximo que la Luna. La otra luz que se observa en la imagen es un satélite artificial. Filmación hecha el 18 de marzo de 2004