El deportista de alto riesgo Felix Baumgartner quiere convertirse hoy en el primero en romper la velocidad del sonido sin ayuda mecánica al arrojarse desde 36.576 metros de altitud en caída libre. El buen tiempo acompaña hoy a escasas horas de que el austríaco Felix Baumgartner trate de convertirse en el primer humano en romper la barrera del sonido en una caída libre desde 36.576 metros. Después de que el pasado martes se suspendiera la misión por el fuerte viento, el meteorólogo jefe del proyecto que tiene lugar en Roswell (EEUU), Don Day, ha dado el visto bueno al nuevo intento, aunque advirtió de que deberán de seguir la situación de los vientos a 12.000 metros de altitud. El deportista de alto riesgo, de 43 años, tiene previsto subir a su cápsula sobre las 12.30 horas GMT, 08:00 hora de Venezuela (se pospone 2hrs por fuertes vientos en la parte superior del globo) cuando se iniciará el proceso para que un globo de helio lo eleve hasta la estratosfera, desde donde se lanzará al vacío. Horas antes, Baumgartner se enfundara su traje presurizado e ignífugo, que le protegerá de las temperaturas de hasta 70 grados bajo cero que se registran en la estratosfera, para aclimatar su cuerpo antes del lanzamiento. Además de ofrecerle oxigeno, la cápsula y el traje le resguardarán de una presión tan baja que le causaría irreparables lesiones internas.El aventurero austríaco, que se prepara desde hace cinco años para esta misión, pretende romper cuatro récords: ser el primero en superar la velocidad del sonido (más de 1.100 kilómetros por hora) sin ayuda mecánica; en realizar el salto con paracaídas desde más altura; protagonizar la caída libre más larga (unos cinco minutos y medio) y subir en globo al punto más alejado de la tierra. “Queremos extender los límites de la humanidad un poco más”, ha dicho Baumgartner horas antes de comenzar el desafío, arropado por su familia y amigos llegados desde Austria. También relató que las muestras de ánimo de todo el mundo son un acicate para seguir adelante.”Todos los días recibo mensajes de personas de todo el mundo. Uno de ellos, un niño de 13 años que lucha contra el cáncer, me dijo: ‘La forma en que has seguido adelante con este proyecto me da fuerzas para mi propia batalla’. Todos estos mensajes son una gran motivación”, confesó. El globo tripulado que se empleará hoy será el más grande que se haya empleado jamás, y llegará a medir hasta 180 metros de altura en una de las fases de la ascensión. El globo que se utilice hoy es el único de reserva, por lo que de utilizarse posiblemente el proyecto deba de cancelarse hasta dentro de varios meses, ya que no se puede volver a emplear una vez desplegado. La película sintética que conforma el globo es muy delicada, ya que el plástico en el que está fabricado es de apenas 0,002 centímetros de grosor, diez veces más delgado que las bolsas de plástico que se utilizan para congelar alimentos.

Estos son los principales desafíos físicos y meteorológicos de la misión (cortesía de la RAM):

  1. Durante los primeros 305 metros de ascensión del globo, Baumgartner no podrá realizar una salida de emergencia de la cápsula, en caso de que lo necesite, porque no habrá altura suficiente para desplegar su paracaídas.
  2. Baumgartner acelerará desde 0 a la velocidad del sonido (1.125 km/h) en unos 30 segundos, de acuerdo con los cálculos realizados por el equipo de la misión.
  3. En la franja de la estratosfera a partir de 21 km la temperatura puede ser inferior a 68 grados centígrados bajo cero.
  4. La presión a 36 km es tan pequeña que obliga a Felix a llevar un traje presurizado para sobrevivir y protegerle del frío.
  5. De camino al punto desde donde saltará, Baumgartner cruzará la denominada ‘Línea de Armstrong’, a 19.200 metros, un punto donde la presión del aire es tan baja que sin el traje, todos los fluidos corporales se evaporarían o, dicho en otros términos, empezarían a ‘hervir’. “Si su sistema de soporte vital fallase en esta fase”, advierte su médico, “su vida peligraría”.
  6. El principal objetivo es evitar que Baumgartner empiece a girar descontroladamente, lo que se conoce como ‘entrar en barrena’. Podría desmayarse o sufrir una hemorragia cerebral. 
  7. Durante los primeros 30 segundos no podrá controlar la manera en que gira su cuerpo por la ausencia de aire. Un error en esta fase podría ser fatal.
  8. El casco está equipado con micrófono y auriculares que permitirán a Baumgartner estar en contacto permanente con el control de misión. Si algo va mal, podrá comunicarlo.
  9. Un sistema de medición que desplegará automáticamente un paracaídas de frenado si registra una fuerza superior a 3,5 G durante más de 6 segundos seguidos. Este paracaídas también se podrá accionar mediante un botón instalado en uno de sus guantes.

Gracias a la gente de Red Bull, se ha dispuesto de un vídeo en vivo para ser insertado en las diferentes web que lo deseen. Acá podrás verlo en la primera parte de la barra lateral del blog. Has click para ampliar. Esperemos todo salga bien…