Desde la semana pasada, se mantiene bajo observación dos disturbios tropicales. Uno de ellos incluso al Este de las Antillas Menores llegó a formarse como Depresión Tropical, la 7ma de la temporada para la cuenca atlántica. Los modelos iniciales la proyectaron como Tormenta Tropical ingresando al Caribe, pero su entorno poco favorable la degradó. Pasó al Norte de Venezuela como una Onda Tropical y aún se mantiene. Hoy el Centro Nacional de Huracanes le ha puesto un 20% de posibilidad de que el sistema se regenere en los próximos días. Pero se enfrenta a condiciones adversas para su evolución. La cizalladura de viento entre 15-20 nudos al menos no la dejará evolucionar hoy. Cuando este factor de viento comience quizás a disminuir, el trayecto que le queda a la 07L antes de tocar superficie es muy corto, por lo cual este disturbio la tiene cuesta arriba para convertirse en Tormenta. 

Los modelos de trayectorias siguen indicando el avance de la 07L hasta México. Su mayor probabilidad es que sea como Onda Tropical y en el mejor de los casos, como una depresión tropical. De todos modos hemos visto la evolución y degradación de estos sistemas en esta temporada incluso en contra de los modelos meteorológicos.

Por otra parte, en el Atlántico Central a 1360 Millas al WNW de Cabo Verde, está la INVEST93L, asociada a una baja presión. Este sistema se enfrenta actualmente al polvo de Sahara, el cual a inhibido su desarrollo y se prevé lo siga afectando al menos hasta el viernes. Según los modelos el disturbio hará un giro hacia el NE progresivamente para dirigirse a Las Azores donde encontrará mejor humedad y pueda llegar a convertirse en ciclón.

Bastante camino por recorrer. Esperemos a ver si se mantienen.