Como ya sabemos, a principios de éste mes, el Centro de Predicciones Climáticas de la NOAA basado en diferentes modelos océanos-atmosféricos y la información suministrada por el Instituto Internacional de Investigación de Clima y Sociedad, retiraron el aviso de seguimiento del fenómeno La Niña puesto que los indicativos sugieren que ha disminuido la posibilidad de que se establezca dicho fenómeno al menos durante el otoño del hemisferio Norte. Las condiciones de un ENSO neutral siguen siendo más favorables por ahora.

Anomalías de la temperatura Superficial del Mar para el 23-09-16. Fuente: earth.nullschool.net

Este nuevo escenario, no tendrá repercusiones sólo en el lado del Pacífico como erróneamente algunos piensan, sino que traerá sus consecuencias a nivel global incluyendo, como ya hemos apreciado, la modesta actividad ciclónica de la cuenca atlántica. Expertos en el tema como Andrew Freedman, Editor de Ciencia de Mashable, han considerado ya en algunas de sus publicaciones, de que el principal problema que seguiremos experimentando será el aumento de la temperatura del planeta no sólo por las actividades humanas que han servido de catalizador, sino también por ésta nueva fluctuación que presenta el ENSO.

https-%2f%2fblueprint-api-production-s3-amazonaws-com%2fuploads%2fcard%2fimage%2f204459%2ftemps-2-1

Tendencia de las temperaturas medias globales desde 1880. Fuente: NOAA, publicado en Mashable

Según Emily Becker del Centro de Predicciones Climáticas, el desarrollo de La Niña ha fallado porque el océano y la atmósfera no han interactuado de la manera adecuada para que dicho evento se establezca, lo que hubiese ayudado a disminuir los fuertes vientos en altura del lado Atlántico contribuyendo a la formación de más y mejores tormentas. Igualmente cabe señalar, que con la aparición de La Niña las temperaturas tienden a estabilizarse lo que quizás estaría colaborando a disminuir éstos récords de calor que se vienen estableciendo mes a mes. Ya el 2016 se perfila como el tercer año consecutivo con mayor registros de temperaturas globales.

https-%2f%2fblueprint-api-production-s3-amazonaws-com%2fuploads%2fcard%2fimage%2f204261%2fgistemp_anom

Julio 2016 con récord de temperatura desde 1880. Fuente: NASA

El mes de julio de 2016 estableció la anomalía de temperatura más alta que se haya registrado desde 1880. Ahora, los expertos aseguran que las variables climatológicas asociadas al ENSO han sido responsable del calentamiento del planeta en un menor porcentaje a lo que representa la mano del hombre que ha jugado un papel más importante en el incremento del calor. Indudablemente que seguimos entonces encaminados a una tendencia del alza del termómetro en nuestro planeta tanto por el cambio o transformación de la madre Tierra, como de las actividades humanas que contribuyen con la “enfermedad” y ahora también con la evolución de éstas variables climáticas como son La Niña y El Niño.