De acuerdo al último Boletín El Niño/La Niña emitido ayer por la OMM (Organización Meteorológica Mundial) las temperaturas subsuperficiales de las aguas del Pacífico tropical se han elevado hasta niveles similares a los que suelen registrarse antes del inicio de un episodio de El Niño, y los modelos climáticos estudiados por los expertos de ésta Organización (OMM) predicen un calentamiento progresivo del Pacífico tropical durante los próximos meses. La mayoría de modelos indican que podría producirse un episodio de El Niño hacia mediados de éste año 2014.

el-nino

Actualmente en el Océano Pacífico tropical persisten unas condiciones neutras de El Niño/Oscilación del Sur (ENOS), es decir, que no corresponden ni a un episodio de El Niño ni de La Niña. De las predicciones de los modelos y las opiniones de los expertos se desprende que es probable que esas condiciones neutras se mantengan hasta el principio del segundo trimestre de 2014. No obstante, las temperaturas bajo la superficie del Pacífico tropical se han elevado hasta niveles que pueden darse antes del inicio de un episodio de El Niño, mientras que los modelos climáticos estudiados por los expertos de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) predicen un calentamiento progresivo del Pacífico tropical durante los próximos meses. La mayoría de los modelos alcanzan los umbrales de El Niño hacia la mitad del año. Si finalmente se produce un episodio de El Niño, aún es muy pronto para determinar cuál será su intensidad, señala detalladamente el boletín.

Diferencias entre El Niño y La Niña

Diferencias entre El Niño y La Niña

Hay que tomar en cuenta que desde febrero se han dado dos episodios de vientos fuertes del Oeste y un debilitamiento generalizado de los vientos alisios en el Pacífico tropical. Esto ha generado un calentamiento considerable de las aguas bajo la superficie del Pacífico central, lo que históricamente ha sido un precursor de un episodio de El Niño. Aunque no es posible asegurar que esta situación vaya a desembocar en un episodio de El Niño, cuanto más perdure el debilitamiento de los vientos alisios y más tiempo se mantengan cálidas las temperaturas subsuperficiales por encima de la media, más alta es la probabilidad de que se produzca un episodio de El Niño. Cabe señalar también, que aproximadamente dos tercios de los modelos estudiados pronostican que el Niño alcanzará sus umbrales entre junio y agosto, mientras que el resto de modelos prevé una continuidad de las condiciones neutras. Unos pocos modelos predicen la aparición más temprana de un episodio de El Niño, esto es, en el mes de mayo. Ningún modelo pronostica un episodio de La Niña en 2014. La intensidad del posible episodio de El Niño no se puede estimar de forma fiable en este momento. Esta incertidumbre se debe al hecho de que las proyecciones de los modelos que se inician entre marzo y abril suelen ser menos fiables que las efectuadas más tarde durante el año, debido a la naturaleza más dinámica del sistema océano-atmósfera entre los meses de marzo a junio. Si finalmente se produce un episodio de El Niño hacia el final del segundo trimestre de 2014, es probable que este se prolongue hasta el final del año, continúa señalando el boletín informativo. El Niño y La Niña no son los únicos factores que condicionan las características climáticas a escala mundial. A escala regional, las proyecciones estacionales deberán tener en cuenta los efectos relativos tanto de El Niño y La Niña como de otros condicionantes climáticos pertinentes a escala local. Por ejemplo, el estado del dipolo (temperaturas de la superficie del mar) del océano Índico o del dipolo del Atlántico tropical puede tener consecuencias en el clima de las zonas terrestres adyacentes.

Fuente: CIIFEN, OMM