El fenómeno El Niño se ha disipado por completo y se han establecido condiciones neutrales desde mediados de mayo pasado. Las temperaturas superficiales del mar en El Pacífico Oriental ecuatorial mantuvieron sus valores cercanos o por debajo a su promedio habitual.

sstaanim

En la imagen anterior podemos observar la disminución progresiva y acelerada de éstas temperaturas lo que ha llevado a emitir la finalización de advertencias sobre El Niño 2015-2016, el más fuerte que hasta ahora se haya registrado. En tal sentido y de acuerdo a las proyecciones de la mayoría de los modelos meteorológicos se sugiere a los países afectados históricamente por La Niña, implementar los sistemas de vigilancia de dicho fenómeno ante su posible aparición en los venideros meses.

figure1

En las barras de color azul podemos apreciar las posibilidades de aparición de La Niña durante los próximos trimestres. Debemos recordar que ahora tendremos las consecuencias contrarias a El Niño de consolidarse La Niña, lluvias por encima de lo habitual donde se registró períodos secos intensos o sequías y viceversa. En general, condiciones ENSO-neutrales están presentes y el desarrollo de La Niña es favorecida durante el verano del 2016 en el Hemisferio Norte, con una posibilidad cerca de 76% de éste fenómeno durante el otoño y el invierno de 2016-17.