La Niña continuó durante el pasado mes de diciembre según lo indica el patrón en las temperaturas por debajo del promedio en la superficie del océano (SST, por sus siglas en inglés) a través del Océano Pacífico ecuatorial y por lo tanto se mantiene la advertencia de La Niña:

El último índice semanal del Niño-3.4 fue de -0.8°C, y los índices del Niño-3 y Niño-1+2 estaban en o por debajo de -1.0°C durante gran parte del mes (recordemos que cuando éstos índices se mantiene en -0.5ºC o por debajo, es el reflejo de la presencia de La Niña). Ahora bien, ¿cuáles son éstos índices o regiones en el Pacífico ecuatorial? Para que tengas una idea, acá te dejo el siguiente gráfico y puedas entender donde se ubican dichas zonas:

Los indicativos de las temperaturas sub-superciales y las condiciones atmosféricas sobre el Océano Pacífico tropical también reflejaron La Niña, con la convección suprimida cerca y al este de la Línea de Fecha Internacional y favorecida sobre el norte de Indonesia. También, los vientos alisios en los niveles bajos continuaron más fuertes que el promedio sobre el oeste y el centro del Pacífico. En general, el sistema de océano y atmósfera permaneció consistente con La Niña. Ahora bien, casi todos los modelos del IRI/CPC predicen que La Niña persistirá durante el invierno 2017-2018 del Hemisferio Norte por lo que los pronosticadores vaticinan que La Niña entre débil a moderada (con los valores de Niño-3.4 para 3 meses entre -0.5 °C y -1.5 °C) está actualmente en su máximo y eventualmente se debilitará para la primavera. En resumen, es probable que La Niña (entre ~80-95%) persista durante el invierno 2017-18 del Hemisferio Norte, con una transición a ENSO-Neutral durante la primavera:

¿Qué nos pudiera esperar para Venezuela durante los meses de enero y febrero de éste 2018?

Como bien sabemos, Venezuela históricamente ha sido afectada bajo la influencia de las variables climáticas de El Niño o La Niña. En éste último caso y por encontrarnos ante una La Niña débil-moderada, la incidencia posible son de precipitaciones cercanas o por encima del promedio de acuerdo a las normales climatológicas de cada región. Según el modelo de predicción a mediano plazo ECMWF, tanto para enero como febrero 2018, ésta habitual condición pudiera cumplirse nuevamente:

Mes de enero y febrero con anomalías positivas (lluvias sobre lo habitual) en buena parte del país, más notorias hacia el Sur del territorio, Sur del Lago de Maracaibo, zonas de los Andes, parte de Sucre, Monagas, Delta y Este de Falcón.

Fuente: CPEC/NCEP/NWS y el Instituto Internacional de Investigación de clima y sociedad

Otros artículos importantes: