Científicos estadounidenses afirman que el planeta está pasando por uno de los mayores cambios en el clima en los últimos 65 millones añosLos climatólogos de The Stanford Woods Institute for the Environment han advertido que la tasa probable de cambio a lo largo de éste siglo será de al menos 10 veces más rápido que cualquier cambio climático que ha registrado La Tierra desde que los dinosaurios se extinguieron.

Cambio Climático

Si la tendencia continúa a éste ritmo, se colocará un estrés significativo en los ecosistemas terrestres de todo el mundo, y muchas especies tendrán que hacer adaptaciones conductuales, evolutivas o geográficas para sobrevivir, señalan los expertos. Los hallazgos provienen de un estudio de investigación sobre el clima de La Tierra por parte de los científicos Noé Diffenbaugh y Chris Field, profesor dedicado a estudiar el medio ambiente de La Tierra y el director del Departamento de Ecología Global de la Institución respectivamente. El trabajo es parte de un informe especial sobre el cambio climático en la edición actual de ciencia. Sin embargo, la investigación es parte de un cuadro mucho más grande hablando de una escala global, por lo que encontramos a otros científicos que han afirmado recientemente que el calentamiento global se ha “detenido” por el momento.

Se espera que los eventos climáticos extremos, como las olas de calor y fuertes precipitaciones, a ser más severos y más frecuentes, según la investigación

El planeta ha experimentado un fuerte aumento en la temperatura de 5 grados Celsius hace 20.000 años, cuando la Tierra salió de la última edad de hielo. Este es un cambio comparable a la alta gama de las proyecciones de calentamiento en los siglos 20 y 21, de acuerdo con las investigaciones. El registro geológico muestra que, hace 20.000 años, cuando la capa de hielo que cubría gran parte de América del Norte retrocedió, las plantas y animales de las zonas que habían estado bajo el hielo, recolonizaron. A medida que el clima continúa calentándose, las plantas y los animales se trasladarán hacia el Norte, hacia climas más fríos. El Profesor Diffenbaugh dice: “Sabemos de los cambios pasados, ​​que los ecosistemas han respondido a unos pocos grados en el cambio de la temperatura global a través de miles de años. Pero la trayectoria sin precedentes es que estamos forzando a que ocurra un cambio más rápido en las últimas décadas“. “Ya estamos viendo que algunas especies son desafiadas por ese brusco cambio”, añadió. Algunas de las pruebas más contundentes de cómo el sistema climático responde a los altos niveles de dióxido de carbono proviene de estudios paleoclimáticos. El Océano Ártico, por ejemplo, no tenía hielo en el verano y la tierra cercana era lo suficientemente caliente para los cocodrilos y el nacimiento de palmeras. “Hay dos diferencias fundamentales de los ecosistemas de las próximas décadas en comparación con el pasado geológico”, dijo el profesor Diffenbaugh. “Uno de ellos es el rápido ritmo del cambio climático actual. La otra es que en la actualidad hay múltiples factores humanos que no estaban presentes hace 55 millones de años, como la urbanización y la contaminación del aire y el agua”. Los profesores también examinaron los resultados de dos docenas de modelos climáticos para describir los posibles resultados del clima desde la actualidad hasta el fin del siglo. En general, se espera que los eventos climáticos extremos, como las olas de calor y fuertes precipitaciones, serán más severos y más frecuentes. Por ejemplo, los investigadores dijeron que, con las continuas emisiones de gases de efecto invernadero en el extremo superior de los escenarios, las temperaturas anuales de América del Norte, Europa y Asia del Este aumentará de dos a cuatro grados celsius entre 2046 y 2065. Con esa cantidad de calentamiento, se espera que el verano más caluroso de los últimos 20 años pueda producirse cada dos años, o incluso con mayor frecuencia. Los científicos afirman que, a finales del siglo, si las actuales emisiones de gases de efecto invernadero permanecen sin control, las temperaturas en el hemisferio Norte serán cinco y seis grados celsius más cálido que el promedio de la actualidad. Diffenbaugh dijo: “No es fácil de intuir el impacto exacto del incremento de las temperaturas anuales en seis grados centígrados”. En todo el mundo, incluyendo la mayor parte de los Estados Unidos, las especies se enfrentan a la necesidad de avanzar hacia latitudes más altas, por lo menos un kilómetro por año.