¿Cuál es el origen de la predicción de que el mundo se acabará en el 2012?  “La historia comenzó con afirmaciones de que Nibiru, un planeta supuestamente descubierto por los sumerios, se dirige hacia la Tierra. Esta catástrofe fue inicialmente prevista para mayo de 2003, pero cuando no pasó nada de la fecha del fin del mundo se adelantó a diciembre de 2012 y vinculado a la final de uno de los ciclos en el antiguo calendario maya en el solsticio de invierno en 2012 – por lo tanto la fecha prevista del fin del mundo del 21 de diciembre de 2012.” Con la llegada de Diciembre se ha acentuado la preocupación y la ansiedad de la población mundial por el tan anunciado fin del mundo en 2012 y miles de personas han acudido a la Nasa para intentar encontrar respuestas ante el temor de un final catastrófico. La Nasa decidió responder y desmentir diversas teorías. Morrison, director del Centro Carl Sagan de la Nasa, dijo la semana pasada junto a grupo de seis especialistas, en una conferencia en vivo, que sólo “se trata de una fábrica de mentiras” y que de lo único que hay que preocuparse es de los efectos que estos inventos están generando en las personas. “En particular estoy preocupado por los jóvenes que me escriben y me dicen estar terriblemente asustados, que no pueden dormir, comer. Algunos de ellos han contemplado el suicidio”, dijo Morrison. “Las personas deberían estar más preocupadas por el cambio climático y los problemas que esto entraña, que por la alineación de los planetas y la incidencia que ello podría conllevar”. La Agencia ha creado un apartado en su página web titulado “Más allá del 2012: ¿Por qué el mundo no se acabará?” respondiendo al miedo de los ciudadanos y elevando un llamado de atención a quienes están creando pánico en la población. Algunas de las preguntas y respuestas han sido:

¿El calendario maya finaliza en diciembre de 2012?

“Así como el calendario que tiene en la pared de su cocina no deja de existir después del 31, el calendario Maya no deja de existir el 21 de diciembre de 2012. Esta fecha es el final del periodo de conteo largo Maya, pero entonces – al igual que el calendario empieza de nuevo el 1 de enero – otro largo período de conteo se inicia para el calendario Maya.”

 ¿La NASA predice un “apagón total” de la Tierra en diciembre 23 a diciembre 25?

“No, en absoluto. Ni la NASA ni ninguna otra organización científica predice un apagón. Los informes falsos sobre este tema demandan una especie de “alineación del Universo” que causará un apagón. No hay tal alineación. Algunas versiones de este rumor citan un mensaje de preparación para emergencias del administrador de la NASA, Charles Bolden. Esto es simplemente un mensaje animando a la gente a prepararse para las emergencias, registrados como parte de una campaña del gobierno de preparación más amplia. Nunca se menciona un apagón.”

 ¿Podrían los planetas alinearse de una manera que afecte a la Tierra?

No hay alineaciones planetarias en las próximas décadas, e incluso si estos alineamientos se produjeran, sus efectos en la Tierra sería insignificantes. Una alineación más importante tuvo lugar en 1962, por ejemplo, y otras dos que sucedieron durante los años 1982 y 2000. Cada diciembre, la Tierra y el Sol se alinean con el centro aproximado de la Vía Láctea, sino que es un evento anual de ninguna consecuencia.

 ¿Hay un pequeño o marrón planeta llamado Nibiru o Planeta X o Eris que se acerca a la Tierra y amenaza a nuestro planeta con la destrucción generalizada?

Nibiru y otras historias acerca de planetas descarriados son una broma de Internet. No hay ninguna base objetiva para estas afirmaciones. Si Nibiru o Planeta X eran reales y se dirigió a un encuentro con la Tierra en 2012, los astrónomos han estado siguiendo por lo menos durante la última década, y sería visible por ahora a simple vista. Obviamente, no existe. Eris es real, pero es un planeta enano similar a Plutón, que permanecerá en el sistema solar exterior, lo más cerca que puede llegar a la Tierra es de aproximadamente 4 millones de kilómetros.

El ABC de España publica hoy en su sección de ciencia:

¿Dónde está Nibiru?

Los científicos escogieron algunas de las preguntas enviadas a su web para explicar qué es lo que no va a ocurrir. Por ejemplo, según recoge la web Space.com, la astrofísica Lika Guhathakurta aclaró qué ninguna llamarada solar achicharrará la Tierra. Aunque es cierto que el Sol se encuentra actualmente en una fase de gran actividad y las grandes llamaradas solares pueden afectar a los sistemas electrónicos y de comunicaciones, los satélites que estudian el Sol nos advertirían con tiempo para que las autoridades pudieran compensar la actividad electromagnética adicional cuando llegara a nuestra atmósfera. Don Yeomans, científico planetario que rastrea objetos cercanos a la Tierra en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL) asegura que ningún mundo llamado X o Nibiru, cometa o asteroide amenaza con chocar contra nosotros el 21 de diciembre. Una idea de lo más absurda, ya que un planeta que chocara contra el nuestro en tres semanas sería ahora mismo uno de los objetos más brillantes del cielo después del Sol. Además, el único asteroide cercano que se espera pasará el 13 de febrero de 2013 y se acercará a 6.378 kilómetros de nosotros. No va a golpearnos. Otros rumores como que el campo magnético de la Tierra se revertirá o que el planeta va a viajar a casi 30.000 años-luz y caer en el agujero negro del centro de la Vía Láctea, también han sido desmentidos.

Un complot de los gobiernos:  La última pregunta (a mediodía de este lunes 3 de diciembre) que la web de Morrison ha recibido sobre este asunto incidía en cómo la gente podía saber que los gobiernos y la NASA no están ocultando información sobre el fin del mundo. La respuesta del científico es que ningún gobierno ni organización podría controlar a los millones de científicos independientes en todo el mundo ni a la gente que mira el cielo. Si algo fuera a chocar contra nosotros, cualquiera podría verlo, señala por otro lado con acierto Mitzi Adams, astrónoma solar en el Centro Marshall para Vuelos Espaciales.

Fuentes: NASA y ABC de España