El campo magnético del Sol, bajo cuyo influjo están la Tierra y el resto de planetas del sistema solar, completará una inversión de polaridad en los próximos tres a cuatro meses de acuerdo a las últimas observaciones que ha realizado la NASA. ¿Pero que hay de cierto que esto afectará las temperaturas y amenaza a la vida digital y comunicacional en nuestro planeta? ¿Debemos alarmarnos?

Sol-invertir-campo-1833724

Según el geólogo y periodista ruso Konstantin Ranks, “Nuestro mundo se está acercando rápidamente a un momento nunca visto antes en la historia de nuestra civilización tecnológica que convertirá todas nuestras esperanzas de un gran futuro electrónico en una completa tontería”, escribe Ranks, que recuerda que el anterior cambio polar en el Sol se produjo en el 2000, “cuando todo el mundo se conectaba a la Red a través de los módems”. El cambio de la polaridad solar supone que en un momento dado el campo magnético solar se reduce a cero, exponiendo a nuestro planeta al viento cósmico y el viento solar. “Imaginemos que la mayoría de nuestros satélites, simplemente dejan de funcionar. No habrá una radio de onda corta, Internet solo funcionará con cable, los teléfonos móviles van a desaparecer”, escribe Ranks, subrayando que el cambio puede afectar no solo a internet o los teléfonos, sino que puede poner en peligro los sistemas de mando y de control nucleares, los complejos equipos de los hospitales o los circuitos bancarios y de cambio. Analizando lo que publica Ranks, debemos recordar que el Sol cambia de polaridad cada 11 años aproximadamente, y es cierto que la actividad solar es mayor durante este proceso. Pero precisamente, el máximo solar por el que sufre en este momento el Sol, es uno de los más quietos de los últimos 100 años.

Por otro lado, ha explicado el físico solar Todd Hoeksema, de la Universidad de Stanford, en California, en declaraciones para la NASA que “Este cambio tendrá repercusiones en todo el sistema solar“. Durante esa fase, que los físicos denominan Máximo Solar, las erupciones de energía pueden incrementar los rayos cósmicos y ultravioletas que llegan a la Tierra, y esto puede interferir las comunicaciones por radio y afectar a la temperatura del planeta. Hoeksema es director del observatorio Solar Wilcox, de Stanford, uno de los pocos del mundo que estudian los campos magnéticos del Sol y ha observado este fenómeno desde 1976, un período en el cual se han registrado tres inversiones. Phil Scherrer, otro físico solar de Stanford, dijo que lo que ocurre es que “los campos magnéticos polares del Sol se debilitan, quedan en cero, y luego emergen nuevamente con la polaridad opuesta. Es una parte normal del ciclo solar la cual no debe representar mayor preocupación”. La influencia magnética solar, conocida como heliosfera, se extiende a miles de millones de kilómetros más allá de Plutón, y aún la captan las sondas Voyager, lanzadas en 1977 y que ahora rondan el umbral del espacio interestelar. “La reversión del campo magnético tendrá efectos en todo el sistema solar. Con este cambio podrían formar condiciones de tiempo en el espacio que se asemejan a una tormenta, pero en términos de radiación solar”, comentó Phil Scherrer. Desde una perspectiva humana al cambiar la polaridad, podría llevarse a cabo una tormenta de rayos cósmicos formada por partículas cargadas de energía que atravesarían el universo a la velocidad de la luz, pudiendo dañar a los satélites afectando las comunicaciones y a los astronautas de la Estación Espacial Internacional, además de que también podría tener un efecto sutil sobre el clima de La Tierra. Sin embargo, se debe tener en cuenta que este tipo de eventos se han presentado antes, por lo que las oscilaciones que se prevén son parte de un proceso natural de nuestro cosmos. Debemos recordar también, que nuestro planeta está protegido por un campo magnético y una atmósfera, por lo cual los efectos biológicos sobre la vida humana serán nulos como ha ocurrido anteriormente. La preocupación es netamente a nivel tecnológico ya que se estiman algunas alteraciones ante los nuevos avances que han ocurrido en los últimos 11 años.

Creo particularmente, que dentro de nuestro Universo existen tantos misterios aún para la capacidad de captación de nuestra mente, que cualquier objeto que se mueva o cambie dentro de él, debe tener repercusión de algún tipo sobre los demás. Sólo debemos estar conscientes que la constante evolución no es sólo de nosotros, los seres humanos, sino de todo lo que se encuentra en el complejo espacio, tiempo, en todas las formas de la materia y la energía.