A pesar de que La Luna hoy tendrá ya un 100% de iluminación entrando a su fase de Luna Llena, no se verá tan grande como habitualmente ocurre en éstos casos. Nuestro satélite lucirá mucho más pequeño de lo habitual, ya que su posición en la órbita que recorre alrededor de la Tierra estará en uno de sus puntos más lejanos. La Luna, como el resto de las más de un centenar de Lunas que giran entorno a sus respectivos planetas, llega a un punto de mínima distancia, denominado perigeo, o de máxima distancia, denominado apogeo, de la Tierra.

Richard-Lighthill-Moon-1-HDR-FINAL-Extreme-Photoshoping_1389680641_lg

La distancia mínima de la Tierra a la Luna (perigeo) es de unos 356.410 kilómetros, y la máxima (apogeo) es de unos 406.700 kilómetros, una diferencia de unos 50.000 km. A los mayores acercamientos de nuestra Luna, se les denomina, no científicamente, “superlunas” y cuando está a la mayor distancia de la Tierra, el término no científico es “miniluna”. Las mayores superlunas son fenómenos muy extraños, pues debe coincidir La Luna llena justo con el perigeo. Este hecho casi ocurrió, por un desfase de una hora, el 19 de marzo de 2011, estando la Luna a una distancia de la Tierra de 356.577 km. La próxima superluna, aunque todos los años se hable de que hay varias, aunque no son coincidentes con el perigeo, y además no siendo totalmente llena, será el 14 de noviembre de 2016. Se acercará a una distancia de solo 356.509 km, aunque este hecho, por el movimiento de la Luna alrededor del Sol y por el propio desplazamiento de los extremos de la elipse de la órbita lunar, se da cada 18 años. La distancia mínima de la Tierra a la Luna es de unos 356.410 kilómetros y la máxima es de unos 406.700 kilómetros. La superluna, llamada así porque se puede ver un 14% más grande de lo normal y 30 veces más brillante, se puede producir en Luna llena o en Luna nueva. Esta última es invisible, ya que la luz solar se refleja justo detrás del hemisferio lunar visible desde la Tierra, que en este caso está en tinieblas. Esta noche, del 15 al 16 de enero, podremos contemplar un hecho opuesto a la superluna. En este caso se trata una “miniluna”. De Luna llena a Luna llena, se emplean 29,5 días, pero la Luna tarda 27,55 días en llegar nuevamente al perigeo. Todos los meses la Luna llega a un punto muy apartado de la Tierra, pero especialmente la noche indicada.

Aunque el satélite se encontrará considerablemente más lejos que de costumbre, no hará falta utilizar ningún tipo de aparato para poder visualizarla, salvo que el cielo esté nublado y oculte su resplandor. Será la segunda Luna más pequeña del año, la próxima se observará el 28 de julio, cuando el satélite alcanzará el punto más lejano de la órbita.

Fuente:  Asociación Astronómica de España, ABC.es. Las imágenes pertenecen a Richard Lighthill tomadas el 13/01/14