Se espera que los fenómenos meteorológicos extremos alimentados por un inusual fenómeno El Niño de fuerte intensidad se duplique, según una nueva investigación. Los científicos del clima han advertido que los países podrían ser golpeados por devastadoras sequías, incendios forestales, severos problemas en el suministro de agua potable, aproximadamente cada diez años.

Un equipo conformado por científicos internacionales del ARC Centre of Excellence for Climate System Science (CoECSS), El U.S. National Oceanic and Atmospheric Administration y CSIRO, han descubierto un vínculo entre el incremento de las temperaturas globales y el fenómeno de El Niño extremo. “Hasta ahora hemos experimentado episodios intensos de El Niño cada 20 años. Nuestra investigación muestra que éste será el doble cada 10 años durante éste siglo”, dijo Agus Santoso de CoECSS, quien es co-autor del estudio. ‘El Niño es un problema multidimensional y sólo ahora empezamos a comprender mejor cómo responden al incremento de las temperaturas en el planeta “, agregó. Los eventos extremos ocurren cuando las temperaturas superficiales del mar alcanzan más de 28°C al Este del Océano Pacífico ecuatorial.

nino2

El último año extremo de El Niño, 1997-1998, se tradujo en el año más caluroso de la historia, y las inundaciones que se acompañaron con ciclones, sequías e incendios forestales mataron a unas 23.000 personas y causaron daños globales, especialmente en la producción de alimentos. El Niño comienza con un calentamiento inusual de la superficie del mar en las zonas tropicales de las muchas partes del Pacífico y al propagarse afecta las regiones orientales del mundo. Los intentos anteriores para determinar el efecto del cambio climático no fueron concluyentes, ya que diferentes modelos climáticos computarizados produjeron resultados contradictorios. Al centrarse en los modelos conocidos para representar mejor los cambios de temperatura, las corrientes y las nubes que se producen en el mundo real, los investigadores fueron capaces de producir un resultado claro, por primera vez . El trabajo mostró que con las condiciones climáticas actuales es más probable que el calentamiento de las aguas tropicales del Pacífico impulsarán a El Niño más rápidamente hacia regiones circundantes, lo que significa que los eventos extremos se harían dos veces más comunes. “Esto es esencialmente un fenómeno asociado al cambio climático ‘irreversible’, y se necesitaría una reducción drástica de las emisiones de efecto invernadero en un número de generaciones para reducir el impacto.”
Los eventos extremos más recientes de El Niño en 1982-83 y 1997-98, provocaron una reorganización masiva de la precipitación global. Las naciones en el Pacífico occidental experimentaron sequías devastadoras e incendios forestales, mientras que las inundaciones catastróficas ocurrieron en la región ecuatorial oriental de Ecuador y Norte de Perú. Debemos recordar que para el ea de El Caribe, El Niño produce una reducción significante de las precipitaciones.