Los expertos de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) señalaron el día de hoy que el actual fenómeno de El Niño puede convertirse en uno de los cuatro más fuertes registrados en los últimos 65 años. Recordemos que éste evento océano-atmosférico se debe al calentamiento de las aguas del Pacífico Oriental ecuatorial lo cual ocurre de manera acíclica. Del otro lado, en El Atlántico Norte y en especial a nuestra zona de interés, El Caribe, se presenta el efecto contrario, aguas con temperaturas por debajo del promedio, intensificación de vientos en niveles medios/altos, por lo cual nos mantiene el déficit de lluvias que hemos visto hasta ahora en buena parte de la región.

Sin título

Modelos sugieren déficit de lluvias en buena parte del Noreste de Suramérica, El Caribe y Centroamérica

Las temperaturas en agosto estuvieron ya entre 1,3 y 2 grados centígrados por encima de la media, superando en un grado los umbrales habituales de El Niño. Esa situación “podría hacer que se convirtiera en uno de los cuatro episodios más fuertes de ‘El Niño’ desde 1950”, tras los registrados en los períodos 1972/1973, 1982/1983 y 1997/1998, indicó la OMM en coincidencia con el Centro Internacional para la Investigación del Fenómeno El Niño (CIIFEN). Lo expertos adelantan que es altamente probable que ‘El Niño’ se intensifique a finales del año. Por lo cual y de acuerdo a los modelos de predicciones meteorológicas, se prevén pocas precipitaciones o déficit de lluvias en el Noreste de Suramérica (gran parte de Venezuela), Norte de Colombia, demás países del Caribe y Centroamérica. Sin embargo y como siempre he recalcado, debemos tomar en cuenta eventos puntuales como el pasaje de ondas tropicales o el desarrollo de las mismas como ciclones, lo que nos pudiera dejar precipitaciones significativas en un momento determinado como ocurrió con la pasada Tormenta ERIKA tras su avance por el Norte de Las Antillas Menores, República Dominicana y hasta Cuba incluso.