Todos los años, el 23 de marzo, la Organización Meteorológica Mundial, sus 191 Miembros y la comunidad meteorológica internacional celebran el Día Meteorológico Mundial con la elección de un tema oportuno. Este día conmemora la entrada en vigor, en 1950, del Convenio por el que se estableció la Organización. Posteriormente, en 1951, la OMM fue designada organismo especializado del sistema de las Naciones Unidas. El tema de este año es “Vigilar el tiempo para proteger las vidas y los bienes”.

wmd2013

La observación meteorológica es casi tan vieja como el propio género humano. Nuestros antepasados más lejanos podían prever, hasta cierto punto, el tiempo que iba a hacer observando el cielo y el comportamiento de las plantas y los animales. No obstante, si bien algunas personas siguen recurriendo a las observaciones locales de los fenómenos naturales para predecir el tiempo, los avances notables de la tecnología y la ciencia, junto con la cooperación internacional, han revolucionado nuestra manera de entender la meteorología y nuestra capacidad para emitir predicciones acertadas en escalas temporales cada vez más largas. En los últimos 50 años la vigilancia y la predicción del tiempo se han convertido en una actividad científica sumamente sofisticada, dedicada en particular a la protección de las vidas y los bienes en todo el mundo. La mejora continua de la predicción científica del tiempo ha permitido salvar numerosas vidas y contribuido considerablemente al desarrollo sostenible. Hoy en día todo el mundo, desde los agricultores y los urbanistas o los encargados de gestionar emergencias, pasando por los gestores de recursos hídricos o los excursionistas de fin de semana, hasta los funcionarios públicos, se benefician de los servicios meteorológicos y climáticos.

Imagen1

Fuente: OMM

Tras este progreso subyace el compromiso de las comunidades meteorológica, climática e hidrológica mundiales de cooperar a través de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), que se estableció el 23 de marzo de 1950 en sustitución de la Organización Meteorológica Internacional fundada en 1873. Poco después del lanzamiento del primer satélite meteorológico en 1960, la Asamblea General de las Naciones Unidas pidió a la OMM que elaborase un informe sobre el potencial de ese tipo de satélites. Un grupo de trabajo dirigido por Estados Unidos de América, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y unos cuantos países más redactó un informe que llevó a la OMM a poner en marcha el programa de la Vigilancia Meteorológica Mundial (VMM) en 1963. La VMM consiste en un sistema para recopilar, analizar y distribuir información Meteorológica y otro tipo de información medioambiental, que se ha convertido en la espina dorsal de otros programas de la OMM.

La Organización Meteorológica Mundial acogió un Foro científico y técnico en su sede,  en Ginebra, el pasado 21 de marzo por la mañana con el fin de conmemorar el Día Meteorológico Mundial. En el Foro se ofreció una perspectiva general de los éxitos pasados del programa de la Vigilancia Meteorológica Mundial y de su transición al siglo XXI. Se puso de relieve los avances logrados en los tres pilares de ese programa: las observaciones coordinadas, las telecomunicaciones y las predicciones meteorológicas. Desde sus inicios en 1963, la Vigilancia Meteorológica Mundial – hito de la auténtica cooperación mundial en las Naciones Unidas – ha sido una piedra angular para los servicios de ciencias atmosféricas y meteorología.