El megaterremoto ocurrido el pasado año en Japón fue una verdadera catástrofe, los daños ocasionados por el sismo destruyo miles de viviendas. Esto generó la polémica sobre si las ciudades y la población estaban realmente preparadas para afrontar este tipo de soluciones. La compañía japonesa Air Danshin Systems Inc. ha creado un edificio capaz de flotar en situaciones como estas. Si alguien quiere prevenir que su vivienda se vea arrasada por un terremoto solo necesita una red de sensores y un compresor de aire acoplado alrededor de la casa. Justo cuando la tierra comienza a temblar, el sensor detecta el movimiento en un periodo de 0,5 a 1 segundo, y pone en marcha el mecanismo, activando el compresor, el cual a su vez inyecta una capa de aire debajo de la vivienda. Con esto, la casa se elevará unos tres centímetros, regresando a su posición natural una vez pasado el sismo, progresivamente y con suavidad. Cerca de un centenar de casas y pequeños edificios en Japón ya tienen instalado este sistema de protección desde el pasado año, pero la empresa pretende dar un paso más e incorporarlo a construcciones de mayor tamaño, como las oficinas del centro de la ciudad y edificios de apartamentos de mayor altura. A pesar de que el terremoto del pasado año dejara ver el largo camino por recorrer en lo que a técnicas de minimización de efectos se refiere, este no es el primer sistema que se propone e implanta en Japón. Anteriormente en 2010 se creó una aleación de hierro elástica que permitía una mejor adaptación de los edificios, evitando su derrumbamiento.

Si deseas fabricarte una casa de éstas, acá la dirección web de la empresa que las construye http://www.airdanshin.jp/