La NASA ha concentrado los 4.500 millones de años de evolución de la Luna en un video en el que se repasa como el satélite ha cambiado desde que era una brillante bola de magma hasta llegar a ser el cuerpo que se puede ver hoy en día en el cielo tras sufrir fuertes impactos. Los expertos de la agencia espacial estadounidense, han señalado que esta reconstrucción de la evolución de la Luna ha podido realizarse gracias a la información que en los últimos tiempos se ha obtenido a través del Orbitador de Reconocimiento Lunar de la NASA. La Luna es el único satélite de la Tierra y también el único cuerpo celeste en el que el hombre ha realizado un descenso tripulado. Es el satélite natural más grande en el Sistema Solar en relación al tamaño de su planeta, pues su diámetro es un cuarto del de la Tierra. Siempre muestra la misma cara al planeta y el hemisferio visible está marcado con oscuros mares lunares de origen volcánico entre montañas antiguas. A pesar de ser el objeto más brillante en el cielo después del Sol, su superficie es en realidad muy oscura, con una reflexión similar a la del carbón. En cuanto a su influencia gravitatoria, la Luna produce las corrientes marinas, las mareas y el aumento de la duración del día.