Este año está en camino de ser el más caluroso a nivel global, desde que comenzaron las mediciones, según meteorólogos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), que estiman que hay una probabilidad hasta del 75% de que eso ocurra. A pesar de las grandes reducciones en la contaminación del aire en todo el mundo durante los cierres por el COVID-19, los científicos del clima predicen que las temperaturas continuarán aumentando debido a la cantidad de gases de efecto invernadero acumulativos que existen en la atmósfera. Si 2020 no supera el año más caluroso registrado anteriormente, 2016, es casi seguro que se ubicará entre los cinco primeros lugares, como ha sucedido desde 2015, dice la NOAA.

Los cálculos de la NOAA sugieren:

  • 74.67% de probabilidad de que 2020 sea el año más cálido
  • 99.94% de probabilidad de un top 5 en los años más cálidos
  • 99.99% de probabilidad de un top 10 en los años más cálidos
  • Intervalo de confianza del 95% del primer al cuarto año más cálido registrado

Un cálculo separado realizado por Gavin Schmidt, director del Instituto de Estudios Espaciales  de Nasa Goddard en Nueva York, encontró un 60% de posibilidades de que este año establezca un récord. La Met Office es más cautelosa, estima una probabilidad del 50% de que 2020 establezca un nuevo récord, aunque la institución del Reino Unido dice que este año extenderá la serie de años cálidos desde 2015, que es el período más caluroso registrado. Ya sea que este año, realmente rompa el récord anterior, los científicos climáticos coinciden en que la tendencia al calentamiento en los últimos años podría conducir a una catástrofe ambiental. “Las concentraciones de gases de efecto invernadero están en los niveles más altos en tres millones de años, cuando la temperatura de la Tierra era hasta tres grados más alta y los niveles del mar unos 15 metros más altos”, dijo en marzo Antonio Guterres, Secretario general de las Organización de las Naciones Unidas. “El calor del océano está en un nivel récord, con temperaturas que aumentan al equivalente de cinco bombas de Hiroshima por segundo“. 2020 ya ha visto una serie de máximos récord, con el enero más caluroso registrado, y algunas partes de Europa experimentan temperaturas 10.8 grados Fahrenheit más cálidas que los promedios 1981-2010. En febrero, las temperaturas en la Antártida alcanzaron los sorprendentes 68 grados Fahrenheit, y las temperaturas globales promedio fueron las segundas más altas de la historia, después de 2016. “La crisis climática continúa sin cesar”, dijo Haustein, un científico del clima de la Universidad de Oxford. “Las emisiones bajarán este año, pero las concentraciones siguen aumentando. Es muy poco probable que podamos notar una desaceleración en la acumulación de niveles atmosféricos de GEI (Gases de Efecto Invernadero). Pero ahora tenemos la oportunidad única de reconsiderar nuestras elecciones y utilizar la crisis del COVID-19 como un catalizador para medios más sostenibles de transporte y producción de energía (a través de incentivos, impuestos, precios del carbono, etc.) “.

Otros artículos importantes: