La lluvia de estrellas más importante de la primavera, la llamada Eta Acuáridas, procedente del cometa Halley, será visible este fin de semana, sobre todo la noche del domingo 5 al lunes, en la que se espera se produzca el máximo.

lluvia_estrellas3

La lluvia de estrellas Eta Acuáridas podrá observarse en ambos hemisferios, aunque el fenómeno será más intenso en el Sur. El portal Earthsky señaló que la Luna no representará un problema para observar el fenómeno, ya que ésta se encontrará en un delgado cuarto menguante. Se prevé que la lluvia de estrellas produzca la mayor cantidad de meteoros en las horas oscuras antes del amanecer del domingo 5 de mayo, aunque también podrían presentarse espectáculos casi igual de fuertes durante las horas de las pre-madrugadas del sábado 4 y del lunes 6 de mayo. En su órbita alrededor del Sol, la Tierra atraviesa zonas por las que antes han pasado objetos celestes como cometas, y la atmósfera terrestre atrae las partículas desprendidas de las colas de estos objetos.

Restos del cometa Halley

La Tierra atraviesa una zona por la que antes ha pasado el cometa Halley, que en su órbita alrededor del Sol —ruta que completa cada 75 años— pierde pequeñas partículas que entran en ignición al traspasar la atmósfera terrestre. Por eso, aunque ahora mismo el Cometa Halley se encuentre en las profundidades del sistema solar exterior —no volverá a la Tierra hasta 2061—, es posible ver los restos de la cola de este astro. Pese a su tamaño —no superan el milímetro—, las partículas de polvo que forman las Eta Acuáridas viajan a grandes velocidades, de unos setenta kilómetros por segundo, lo que favorece esa ignición y la “estrella fugaz” que vemos. Expertos han explicado que los meteoros cruzarán el cielo y vendrán de la dirección donde está la estrella Eta, de la constelación de Acuario. Se verán durante toda la noche, aunque es previsible un máximo entre las 3 y las 5 de la mañana de la madrugada del domingo al lunes. No obstante, han precisado que esto no se puede saber con seguridad al cien por cien, ni siquiera el número de meteoros por hora, que puede variar entre 60 y 120, lo que permitiría ver la caída de una de estas partículas al menos cada minuto. Para los astrónomos, si bien esta lluvia de estrellas no es impresionante, sí puede ser muy bonita, de ahí que haya animado a todos los ciudadanos a buscar un lugar oscuro, lejos de la contaminación lumínica de las ciudades o pueblos.