Con el incremento de la utilización de las redes sociales (especialmente Twitter y Facebook) a surgido de la mano también un incremento de la expresión de los aficionados a la meteorología. Y me refiero a ésta ciencia en específico porque es la que mayor seguimiento le he hecho y para lo cual me he preparado durante 24 años de carrera profesional como meteorólogo, no dudo que lo mismo esté ocurriendo en otras especialidades que no domino y de las cuales no quiero volverme aficionado.

Imagen1

Con este auge de las redes, cualquiera opina, es libre de expresarse y escribir lo que le parece o no le parece…al fin y al cabo cada quien es dueño de sus cuentas y yo no estoy aquí para juzgar a nadie. Pero mi atrevimiento de escribir éste artículo hoy es por mi preocupación a diario cada vez que leo tantos “disparates” meteorológicos y, no me refiero a que si un pronóstico meteorológico es acertado o no, existen muchas variables climáticas actualmente en estudios que hacen que hasta los modelos numéricos computarizados requieran cada día de más y más detalles para su optimización y veamos como los análisis de uno de los laboratorios más complejos que tiene La Tierra como es la atmósfera, se vuelva más complicado. Me refiero a que cualquier aficionado con ver una imagen satelital y saberla colocar en Twitter o Facebook, ¡Ya es meteorólogo! No le importa los términos o conceptos que está empleando ni mucho menos se preocupa por leer, ampliar sus conocimientos, prepararse en algo tan delicado como es informar, o perdón, desinformar a una colectividad entera que quizás por desconocimiento confía en sus reportes meteorológicos. Su preocupación es la de “llamar la atención” dentro de las redes sociales y no la de ser un meteorólogo. En mi experiencia personal puedo decir que muchas veces he elogiado a los aficionados que mantienen un nivel admirable por todo lo que han aprendido y logrado evolucionar dentro de la meteorología. Pero lamentablemente debemos reconocer que otros se han estancado en sus conocimientos, no muestran ni la más mínima preocupación por estudiar debidamente ésta ciencia. A pesar de ser constantes con la información que nunca falta en su Time Line o en su Muro, la información está llegando de manera errada por no decir “falsa” al resto de las personas que están depositando la confianza en ellos, y esto es muy delicado porque se pueden causar falsas alertas o alarmas innecesarias. En mi país, Venezuela, existe una ley que sanciona a quienes incurran en lo señalado anteriormente. Lamentablemente no se aplica dentro de las redes sociales. La idea no es que a quien le guste estudiar la atmósfera no pueda hacerlo si no es profesional en la materia, la atmósfera es libre. La intención es de abrir conciencias porque éste es un trabajo que representa RESPONSABILIDAD. Hay que leer, prepararse; se puede ser coloquial sin caer en el mal empleo de los conceptos. Hay muchísima información actualmente al alcance de todos los que quieran saber de meteorología. A los usuarios de las redes simplemente les recomiendo que indaguen en el perfil de quien van a seguir, con el tiempo se darán cuenta que tan veraz es su información. A los aficionados que no les ha gustado prepararse, háganlo. Hay muchos ojos leyendo sus “disparates” y conceptos errados. Mientras tanto, dedíquense a hacer reportes de las variaciones del tiempo simplemente así podrán capacitarse y cada día ser mejores aficionados. Tengo la plena confianza de que eso pasará en más de uno que dentro de un tiempo leeré y orgullosamente podré llamarlo colega.