Recopilando la información de los rayos que impactaron la superficie terrestre en un período de 8 años, la NASA elabora un mapa que además de mostrar en qué lugares del mundo suceden más de estos eventos, ayudará a predecir impactos futuros. Los rayos se han ganado a lo largo de la historia la reputación más que merecida de ser imprevisibles, al grado de que se han convertido en metáfora del azar y la fatalidad que escapan al control humano. Pero esta percepción podría cambiar gracias a un mapa elaborado por la Agencia Espacial Estadounidense, la NASA, que permite un acertado pronóstico sobre dónde ocurrirá el próximo impacto de uno de estos meteoros. Se trata de una cuidadosa recopilación que relaciona el momento y el lugar en que ocurrieron la mayoría de estos eventos sobre la superficie terrestre en un período de 8 años. Por cálculos probabilísticos y de otra índole, esta información obtenida satelitalmente permite a los científicos predecir con alto grado de certeza dónde caerá la próxima centella. 

Como dato curioso, afirma la NASA que la mayor cantidad de rayos en los últimos años han caído sobre el Río Catumbo en Venezuela, donde, en promedio, se han registrado 40,000 rayos por noche. Kifuka, una ciudad montañesa del Congo, posee un récord parecido. Esto sugiere a su vez, en combinación con otras conclusiones que pueden extraerse de este ejercicio cartográfico, que las áreas más cálidas atraen más de estas descargas eléctricas provenientes de los cielos tronantes.

Acá les dejo un resumen del trabajo elaborado por científicos que han estudiado éste fenómeno en Venezuela, con quienes tuve la dicha de compartir en el I Congreso de Meteorología de Venezuela celebrado el mes pasado en la ciudad de Valencia.