Una nueva llamarada solar se produjo ésta madrugada a las 00:24 UTC, lo cual mantiene una tormenta geomagnética moderada en progreso que afectará parcialmente a la tierra. Como he comentado en otras oportunidades, ésta tormenta “no tendrá afectación directa sobre los seres humanos”.

Una brillante eyección de masa coronal (CME) se observa en éstos momentos como resultado de la llamarada solar clase X 5.4, evento medido a las 00:24 UTC. Los altos niveles de energía de protones se encuentran ahora en el ascenso y una tormenta de radiación es inminente.  El viento solar está mostrando un aumento repentino de 360 ​​km/s hasta 440 km/s y el FMI se encuentra actualmente inclinando hacia el sur. Esto podría ser un impacto parcial de la CME. El Space Weather Prediction Center de la NOAA indica en la escala del 1 al 5, que nos encontramos en observación para una tormenta de tipo G2 (moderada) una tormenta de radiación solar S2 (moderada) y un bloqueo de radio R3 (intenso) que puede producir apagón en amplia zona de radios de alta frecuencia de comunicación, la pérdida de contacto por radio durante aproximadamente una hora en el lado diurno de la Tierra.

El gráfico anterior muestra el índice de PK de la actividad solar y se actualiza cada tres horas. Los valores que se derivan de la K (índice tradicional), señalado por un número de magnetómetros instalados principalmente en los EE.UU. y Canadá. El índice refleja la intensidad del flujo solar directo y la perturbación causada en la atmósfera superior, sobre todo la ionosfera. El índice de PK varía según la hora del día, estación y también con la posición en relación con el sol de la Tierra. Está también directamente relacionada con el número de manchas solares. Cuanto más alto sea el índice, el sol es más ruidoso y la radiación ionizante llega a la tierra. Cuando el contenido es inferior a 5 las condiciones en la ionosfera son tranquilas. Por encima de ese número ya se están produciendo tormentas geomagnéticas, y los números por encima de 6 se considera como preocupante y varias empresas e instituciones están advertidos de la posibilidad de interferencia y daños al equipo.
Esta tormenta geomagnética, dejará ver seguramente nuevas auroras en las altas latitudes, por lo cual se han puesto en aviso algunas regiones de acuerdo a las siguientes gráficas:
 
La mancha solar 1429 seguirá siendo una amenaza para los grandes erupciones solares. Las manchas solares 1430 situado al oeste sigue mostrando signos de crecimiento. Todas las demás regiones se encuentran estables.