El Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional informó que un asteroide recién descubierto pasó cerca del planeta Tierra este viernes, a una distancia casi equidistante entre la superficie del planeta y la Luna.

Imagen recreada. En archivo

Imagen recreada. En archivo

El nuevo objeto espacial fue detectado por primera vez por el personal del Observatorio Español de La Sagra, en la provincia de Granada, el miércoles 7 de agosto. De acuerdo con los astrónomos, el cuerpo celeste, denominado 2013 PS13, posee un diámetro de aproximadamente 19 metros. En ese sentido, recordaron que el tamaño del meteorito de Cheliábinsk, que cayó en la región rusa de los Urales provocando una fuerte onda expansiva que destruyó cristales de edificios y dejó más de mil heridos, medía unos 18 metros, antes de empezar a desintegrarse al entrar a la atmósfera. El asteroide se divisó este viernes a las 05:23 UT, a unos 203 mil 700 kilómetros de la Tierra, una distancia que es aproximadamente la mitad del radio medio de la órbita lunar. El domingo pasado, el 4 de agosto, otro gran asteroide de unos 70 metros de diámetro, llamado 2013 PJ10, también pasó cerca del planeta. No obstante, este cuerpo celeste sobrevoló la Tierra a una distancia mayor, alrededor de 371 mil 400 kilómetros. El asteroide, denominado 2013 PJ10, es considerado como un objeto en movimiento rápido de magnitud estelar de grado 14. Los cálculos mostraron que el cuerpo celeste tiene un tamaño de entre 31 a 70 metros. Su pasaje fue el domingo pasado a las 02:18 UT. El 2013 PJ10 pasa así a formar parte de la lista de los cuerpos celestes más cercanos a nuestro planeta, aunque hasta el año 2180 el asteroide no se volverá a acercar a menos de 3,2 millones de kilómetros de distancia de la Tierra.

Asteroide en Rusia el febrero pasado

En otro orden de ideas, la agencia aeroespacial estadounidense, la NASA, adelantó que la lluvia de meteoritos conocidos también como Perseidas, alcanzará su mayor intensidad los próximos domingo y lunes, cuando la Tierra cruce la cola del cometa “Swift Tuttle”, que órbita al Sol cada 130 años. La agencia destacó que la mayor parte de esos fragmentos se incinera al penetrar la capa exterior de la tierra y los objetos un poco mayores arden en la fricción atmosférica y trazan en el cielo nocturno breves líneas visibles al ojo humano. Estos asteroides o nos están sorprendiendo cuando ya están muy próximos a La Tierra o las agencias encargadas de su avistamiento no están haciendo los avisos correctos en su debido momento.