Como les había comentado, el retorno de temperaturas promedio de las aguas superficiales del Atlántico Norte, será un factor determinante en la formación cuantitativa de los ciclones éste año. El número de huracanes en el Atlántico descenderá en 2012 por debajo del promedio debido a la disminución de las temperaturas de las aguas tropicales y el potencial desarrollo de las condiciones de El Niño quizás finalizando la temporada de huracanes, de acuerdo a los expertos. El equipo de meteorólogos de la Universidad del estado de Colorado anticipa diez tormentas con nombre, con vientos sostenidos de 63 o más km/h. “Hemos sido testigos de la disminución de las temperaturas del Atlántico tropical durante el pasado invierno, y existe una muy alta probabilidad de que un evento de El Niño tenga lugar este verano”, dijo Phil Klotzbach del Tropical Meteorology Project de la Universidad de Colorado. El equipo prevé que la actividad ciclónica tropical en 2012 sea de entre la mitad y el 75% de la que tuvo lugar en 2011. No obstante, señaló que “todos los residentes en zonas costeras vulnerables deberían tomar las mismas precauciones de todos los años”. “A pesar de las previsiones de una actividad inferior a la media, seguimos –desde 1995– en un período propicio al aumento de la actividad ciclónica en la cuenca del Atlántico, la que duraría aún unos 10 o 15 años más”, agrega William Gray, fundador del programa Tropical Meteorology. Sin embargo, con un sólo huracán que toque tierra y afecte alguno de los países de la cuenca, es más que suficiente para continuar respetando éstos sistemas tropicales.