Actualmente la tormenta Ernesto se ha mostrado como un sistema extraordinario sobre tierra mexicana afectando toda la zona a medida que bordea la costa. La imágenes visibles muestran su potencial desarrollo aunque los modelos indican que se irá degradando a Depresión Tropical a medida que avance sobre superficie. Sin embargo los modelos también indican que pudiera salir a aguas del Pacífico, con menor fuerza pero quizás saldrá. Aprovechando la oportunidad de la formación de este sistema que viene de aguas del Atlántico, han surgido alguna interrogantes: ¿Se le cambiaría el nombre a Ernesto y se le colocaría el siguiente en la lista del Pacífico oriental? La regla solía ser que si la tormenta tropical o huracán se traslada a una cuenca diferente, por decir, del Atlántico al Pacífico, era renombrada según el nombre que seguia en la lista de la zona. La última vez que esto ocurrió fue en julio de 1996, cuando la tormenta tropical Cesar del Atlántico, se movió a través de América Central y fue renombrada tormenta tropical Douglas en la cuenca del Pacífico Nororiental. La última vez que un sistema del Pacífico Nororiental se mudó a la cuenca del Atlántico fue en junio de 1989 cuando Cosme se convirtió en Allison. Lo que quiere decir que se les ha cambiado el nombre. Sin embargo, estas reglas han cambiado en el Centro Nacional de Huracanes y si el sistema sigue siendo un ciclón tropical mientras se mueve a través de continente, entonces mantendrá el nombre original. Sólamente si el ciclón tropical se disipa como sólo un disturbio tropical restante, el centro de advertencia de huracán le dará un nuevo nombre al sistema, asumiendo que se convierta una vez más en un ciclón tropical en su nueva cuenca. Los modelos indican que Ernesto se degradará progresivamente. Si pasa a remanente de Baja Presión y sale al Pacífico a regenerarse, obtendrá un nuevo nombre. De mantenerse como va, seguirá llamándose Ernesto.

Modelos indican que Ernesto saldrá al Pacífico