Las temperaturas, el nivel de las aguas y las emisiones de gases de efecto invernadero alcanzaron nuevos récords el año pasado como hemos leído en muchas oportunidades, haciendo de 2015 el peor año de la historia moderna para una serie de indicadores clave, reveló este martes un informe internacional sobre el estado del planeta.

Altas-temperaturas

El informe anual sobre el Estado del clima traza un sombrío retrato de la Tierra, en un documento de 300 páginas en el cual participaron 450 científicos de diversos países. “Distintos indicadores, como las temperaturas en tierra, en la superficie de los océanos y las emisiones de gases de efecto invernadero batieron los récords registrados apenas un año atrás”, subrayan los expertos. “La mayoría de los indicadores de cambio climático continuaron mostrando una tendencia al calentamiento del planeta”, que registró récords de calor por segundo año consecutivo, indica el informe. El fenómeno meteorológico El Niño, particularmente vigoroso en 2015, “exacerbó” la tendencia al calentamiento el año pasado, agregan los científicos. “Bajo el efecto combinado de El Niño y de una tendencia a largo plazo al calentamiento, la Tierra registró récords de calor por segundo año consecutivo”. Las concentraciones de tres de los principales gases que provocan el efecto invernadero, el dióxido de carbono (CO2), el metano y el protóxido de nitrógeno, “alcanzaron nuevos techos en 2015”, indica el documento, que se basa en decenas de miles de datos extraídos de numerosas fuentes independientes. En Hawái, en el volcán de Mauna Loa, la concentración de dióxido de carbono registró en promedio anual “el mayor aumento desde el inicio del revelamiento de datos hace 50 años”, lo que le permitió franquear por primera vez la barra simbólica de las 400 partes por millón (ppm), en 400,8 ppm. En tanto, en el planeta el CO2 rozó este límite en 2015, alcanzando 399,4 ppm, un alza de 2,2 ppm en relación a 2014. Mientras que el nivel de las aguas alcanzó su índice más alto, con unos 70 milímetros más que el promedio registrado en 1993. Actualmente esta medición cuenta con un avance de unos 3,3 milímetros por año, pero el aumento es más rápido en ciertos puntos del Pacífico y del océano Índico. Otras regiones del mundo se vieron afectadas por severas sequías, relacionadas también al fenómeno de El Niño, que duplicaron a las registradas en 2014 alcanzando el 14% de la superficie de la Tierra, cifra que sólo llegó al 8% el año anterior). La temperatura en los polos y la propagación de las algas en el Ártico, una zona particularmente sensible al cambio climático, continuó registrando un alza en la temperatura promedio de la zona. “La temperatura en la superficie terrestre del Ártico registró los niveles alcanzados en 2007 y 2011, que constituyeron récords desde el inicio de las mediciones al comienzo del siglo XX, con un incremento de 2,8 grados Celsius desde esa época”, detalló el informe. Por el contrario, las temperaturas fueron más frías en la Antártida. En el mundo, el retroceso de los glaciares en los macizos de tipo alpino, continuaron por 36º año consecutivo. Las aguas más calientes agravaron la propagación de algas, que afectaron el año pasado una importante región del Pacífico norte, desde California hasta la Columbia Británica, en Canadá, con “efectos significativos sobre la vida marina, los recursos costeros y los habitantes que dependen de esos recursos”. Ya 2016 se perfila como un nuevo año récord ¿Será una tendencia irreversible?

Fuente: Emol