Durante ésta semana, han disminuido las precipitaciones en casi toda Venezuela y otras regiones de El Caribe. Aunque la influencia de algunos factores atmosféricos han sido la consecuencia, el polvo proveniente del desierto de Sahara ha jugado un papel importante también.

Polvo-del-Sahara

Imagen de archivo: polvo de Sahara hasta El Caribe

La “Capa de Aire del Sahara” (“Sarahan Air Layer”, SAL por sus siglas en inglés) es una masa de aire muy seca y cargada de polvo que se forma sobre el Desierto del Sahara a finales de la primavera, durante el verano y temprano en el otoño, y se mueve usualmente hacia el Océano Atlántico Norte cada 3-5 días. Esta capa puede extenderse verticalmente entre los 1.500 a 6.000 m (5.000 a 20,000 pies) de altura en la tropósfera y está relacionada con cantidades grandes de aire muy seco y cargado de polvo (~50% menos humedad que un sondeo tropical húmedo típico) y vientos fuertes (25-55 mph ó 10-25 m/s). Estos vientos fuertes, o chorros, usualmente se encuentran entre 6.500-14.500 pies (2000-4500 m) de altura en las zonas central y occidental del Océano Atlántico Norte y a una profundidad de 1-2 millas (1.6-3.2km). El SAL puede tener un efecto negativo importante sobre la formación de las nubes e igual en la intensidad de los ciclones tropicales y su formación. El aire seco del SAL puede debilitar el ciclón tropical al suprimir las corrientes de aire ascendente de la tormenta, y los vientos horizontales que transportan el SAL cambian significativamente la cizalladura del viento en el medio ambiente de la tormenta. Todavía no se entiende muy bien cuál es el efecto del polvo del SAL en la intensidad del ciclón tropical, aunque en algunos estudios se sugiere que puede tener un impacto en la formación de las nubes.

Imagen actual del polvo sahariano. Nótese su llegada hasta la zona del Caribe. Fuente CIMSS

Imagen actual del polvo sahariano. Nótese su llegada hasta la zona del Caribe. Click para ampliar. Fuente CIMSS

El SAL puede cubrir un área equivalente a América del Norte. Igualmente estas masas han sido rastreadas hacia el Oeste hasta el Mar Caribe, América Central y el Golfo de México. 

Debemos recordar, que El desierto del Sahara es la mayor fuente de polvo mineral en el planeta. Alrededor de 60 a 200 millones de toneladas de polvo del Sahara son esparcidos a diferentes mares y continentes cada año. El polvo está mayormente compuesto de óxidos y carbonatos que son los elementos principales que constituyen la corteza terrestre. El calentamiento diurno extremo en el desierto del Sahara crea inestabilidad en la capa más baja de la atmósfera, introduciendo partículas de polvo en el aire. La capa del aire con polvo continúa calentándose mientras que viaja hacia el Oeste a través del Sahara. Mientras que la capa de aire del Sahara se mueve desde la costa Oeste de África, pasa sobre una capa más fresca, más húmeda de aire generando la inversión térmica. Esta inversión de temperatura (la temperatura del aire disminuye con la altura en la tropósfera) evita la mezcla, permitiendo a la capa del polvo viajar a través del océano. Investigadores han descubierto que el 56% de este polvo deriva de un lugar: la depresión de Bodélé en Chad, África. También mostraron que es tres veces más la cantidad de polvo transportado desde el Sahara hasta el Amazona, unos 40 millones de toneladas. El valle de Bodélé es 200 veces más pequeño que la cuenca del Amazonas y forma únicamente el 0.2% del Sahara. La razón por la cual este valle suministra tanto polvo es por su condición de encontrarse entre dos crestas de montañas, se forma un embudo y se acelera el flujo del aire. En invierno, el valle produce una media de 700,000 toneladas de polvo al día.

Beneficios y problemas

A través del Atlántico, el polvo trae problemas y beneficios: enfermedades respiratorias y problemas para los corales, pero también suelos ricos. El mayor fertilizante natural externo de la región amazónica es el polvo del Sahara. Este sedimento, rico en carbonatos, nitratos, calcio, magnesio y CO2 entre otros, es responsable de la fertilización de la mayor selva del mundo. Investigadores han descubierto que, para su propio sustento, los árboles y plantas de la selva tropical del Amazonas dependen de un polvo rico en nutrientes proveniente de un único valle del desierto del Sáhara. El polvo permite a la selva tropical brasileña mantener la tierra fértil.

Al igual que beneficios, este fenómeno natural trae consigo problemas a la salud y al medioambiente. El polvo del Sahara trae consigo organismos que incluyen hongos, como por ejemplo el Aspergillus sydowii, que se precipita al Mar Caribe poniendo en peligro a muchas colonias de coral. La enfermedad del coral de abaníco (Fan coral disease) o aspergillosis es en gran medida consecuencia del polvo mineral del Sahara. El sedimento en la nube de polvo se ha relacionado directamente al aumento en la incidencia de asma pediátrica en todo El Caribe. Personas con padecimientos respiratorios, adultos mayores y niños son los grupos más afectados por el fenómeno. De acuerdo a la NASA, el polvo del Sahara fue el responsable de el enfriamiento en las temperaturas de la superficie oceánica del Atlántico Norte entre junio del 2005 al año 2006. Este fenómeno posiblemente contribuyó a la diferencia en actividad de huracanes durante esos dos años. En el 2006 se formaron 5 huracanes, comparado a 15 en el 2005. Este año 2013, ya ha afectado a 2 Ondas Tropicales, la Nro. 12 y 13 las cuales no han alcanzado asociar la nubosidad característica de éstos sistemas.

Onda Tropical 12. No ha logrado asociar nubosidad convectiva significante. Arriba el mapa de superficie y la ubicación de su eje. Abajo imagen de espectro visible

Onda Tropical 12. No ha logrado asociar nubosidad convectiva significante. Arriba el mapa de superficie y la ubicación de su eje. Abajo imagen de espectro visible

Imagen de vapor de agua. En color marrón/negro, el aire seco.

Imagen de vapor de agua. En color marrón/negro, el aire seco.

Fuentes: NOAA, CIMSS, MIPRV