Una lluvia de meteoros caerá durante un mes sobre la Tierra.  Los habitantes de la Tierra podrán contemplar las Perseidas durante casi 30 días llegando a u máximo entre el 12 y 13 de agosto. Este año los astrónomos están esperando que Las Perseidas, más conocidas como las Lágrimas de San Lorenzo, sean más intensivas y más duraderas -casi un mes- que en otras ocasiones. Las Perseidas son una de las más abundantes lluvias de estrellas que cae cada año sobre la Tierra en agosto. El regular número de los viajeros celestes, que son astillas del cometa Swift-Tuttle, es de 60 meteoros por hora. Pero este año están esperando que su número se duplique y el flujo acelere la velocidad de 100-110 meteoros por hora y llegue a su máximo la noche del 12 al 13 de agosto, cuando en una hora alrededor de 150 estrellas fugaces caerán sobra la Tierra. Los meteoros entrarán en la atmosfera de nuestro planeta a una velocidad de 59 km por segundo a una altitud de 130 km y se quemarán en pocos instantes dejando huellas luminosas en el firmamento nocturno. Este pintoresto fenómeno cósmico se puede contemplar casi desde cualquier parte de nuestro planeta, pero los especialistas indican que el mejor punto de observación se ubica en la zona norteña del océano Pacífico. El flujo de meteoros Perseidas es conocido desde hace 2.000 años. Las referencias a este fenómeno se encuentran en fuentes  históricas chinas y sumerias, datadas en el año 36 d.C. 

Las Perseidas, popularmente conocidas como las Lágrimas de San Lorenzo, son una lluvia de meteoros de actividad alta. No es la mayor lluvia de meteoros, pero sí la más popular y observada en el Hemisferio Norte debido a que transcurre en agosto, mes de buen tiempo y vacacional por excelencia. Su período de actividad es largo y se extiende entre el 16 de julio y el 24 de agosto. Su máximo es el 12 de agosto con Tasa Horaria Zenital (THZ) de 100, lo que le convierte en la 3ª mayor lluvia del año. Son meteoros de velocidad alta (59 km/s) que radian de la constelación de Perseo o Perseus. Por tanto su alta declinación (+58º) no permite su observación en regiones australes, ya que desde el ecuador alcanza tan sólo los 32º de altura. Las Perseidas son también conocidas con el nombre de lágrimas de San Lorenzo, porque el 10 de agosto es el día de este santo. En la Edad Medieval y el Renacimiento las Perseidas tenían lugar la noche en que se le recordaba, de tal manera que se asociaron con las lágrimas que vertió San Lorenzo al ser quemado en la hoguera, concretamente en una parrilla. El registro más antiguo que se tiene de la actividad de las Perseidas es del año36 d. C. de los anales históricos chinos donde se cita un pico de meteoros en esas fechas. Pero no fue hasta 1835 cuando el astrónomo belga Adofo Quetelet, muestra que se produce una lluvia de meteoros, de forma cíclica en agosto, con su radiante en Perseo.

Fuente de la imagen: Asteromia