Como bien sabemos, desde que inicia el período seco en Venezuela, más o menos entre finales de noviembre y diciembre, comienza igualmente a secarse la vegetación, lo cual termina en transformarse año tras año, en un material ideal para que se registren numerosos incendios forestales en los meses siguientes; siendo marzo y abril, donde notamos los mayores problemas al percibir la gran cantidad de contaminantes que tiene nuestro aire alrededor y por supuesto, que una reducción significativa de la visibilidad, además de los problemas de salud que esto acarrea. En el siguiente mapa para el 16 de abril, observaremos los focos de incendios forestales estimados en unos 500 a 700, que registran actualmente 13 satélites. Los colores, representan al satélite que ha captado dichos focos:

Ahora bien, el humo está compuesto de una mezcla de gases y partículas finas que se emiten cuando algo se quema, entre ellas el monóxido de carbono, un gas incoloro, inodoro y tóxico. Esto permite, que existan herramientas de monitoreo que ayudan a calcular la cantidad de éste gas que se encuentra suspendido en la capa baja de la tropósfera:

En la imagen anterior, proporcionada por earthnullschool, se puede observar que la mayor concentración del monóxido de carbono, se ubica en los Andes, sur de Zulia, Llanos suroccidentales, parte de Amazonas y sur de Bolívar. Además, en la imagen se identifica (a través de las líneas), la dirección del viento en superficie, que en estos días prevalece del noreste hacia el suroeste. Quiere decir, que todo el humo que se genere desde otras zonas de Venezuela, terminará propagándose hacia el suroccidente del país. De allí que sea una de las áreas con mayor concentración de la Calima tipo “B” (conformada principalmente por humo), además del propio humo que se genera en esos estados. Igualmente, a través de los satélites, se puede realizar observaciones del material particulado,  ya que es uno de los contaminantes atmosféricos más estudiados en el mundo; este se define como el conjunto de partículas sólidas y/o líquidas (a excepción del agua pura) presentes en suspensión en la atmósfera, que se originan a partir de una gran variedad de fuentes naturales o antropogénicas y poseen un amplio rango de propiedades morfológicas, físicas, químicas y termodinámicas. La presencia en la atmósfera de estos contaminantes, ocasiona variedad de impactos a la vegetación, materiales y el hombre, entre ellos, la disminución visual en la atmósfera, causada por la absorción y dispersión de la luz, precisamente usado por los satélites, para captar la cantidad de este material. Debido a que son de tamaño, forma y composición variada, para su identificación se han clasificado en términos de su diámetro aerodinámico que corresponde al diámetro de una esfera uniforme en unidad de densidad que alcanza la misma velocidad terminal de asentamiento que la partícula de interés y que está determinado por la forma y densidad de la partícula. De acuerdo a esto, pueden ser clasificadas como finas y gruesas. En éste sentido, earthnullschool proporciona una herramienta que permite visualizar, el material particulado de diferentes tamaños. Acá les muestro el que corresponde a 10µm (10 micras, que es una unidad de longitud equivalente a una milésima parte de un milímetro):

Al comparar esta imagen de material particulado a 10µm con la anterior, podemos deducir evidentemente, que éste material se encuentra asociado mayormente al humo que se está generando por los múltiples focos de incendios forestales; siendo a su vez más relevante, en el suroccidente de Venezuela.  Hacia otras regiones del país, como Zulia, Centro Occidente, Centro Norte, Sur y hasta en Nororiente, se encuentra también la suspensión de estos contaminantes atmosféricos. Asimismo, si tomamos imágenes satelitales visibles, se aprecia considerablemente la cantidad de humo que se ha venido produciendo:

Ahora bien ¿Cuándo comienza a reducirse esta Calima? Al aparecer las primeras precipitaciones asociadas al período lluvioso, las cuales son más constantes, irá desapareciendo el humo. Esto por varios factores, entre los cuales está el hecho de que la materia prima para producir los múltiples incendios se humedece; las lluvias ayudan a “limpiar” los niveles inferiores de la troposfera y por otro lado, inicia una dinámica atmosférica que permite que las masas de aire que se encuentran en superficie, asciendan a niveles superiores de la tropósfera, incluyendo también a las partículas contaminantes. El período lluvioso en el sur de Venezuela ha iniciado…esperemos entonces que siga ganando latitud como lo expliqué en mi artículo anterior.

Otros artículos importantes: