El desplazamiento polar es una teoría geofísica que científicos aseguran que esta experimentando actualmente nuestro planeta. La teoría sugiere por ejemplo a un objeto de gran peso en la tierra (por ejemplo, un gran volcán u otra masa terrestre pesada) formada lejos del ecuador de la Tierra, la fuerza de la rotación de la Tierra gradualmente retiraría el objeto desde el eje del cual la Tierra gira. En otras palabras, un volcán gigante lejos del ecuador de la Tierra crearía un desequilibrio con el consecuente desplazamiento de polos. Recordemos, de acuerdo a estudios de algunos científicos, que el terremoto de 9.0 grados en Japón, desplazó el eje terrestre unos 10 centímetros. En esa oportunidad el instituto de geología y vulcanología de Italia, advirtió que los efectos de ésta inclinación del planeta resultaría significativa, ya que introducirán cambios en las estaciones, que tienen un ritmo condicionado por la posición de la Tierra respecto del Sol.El clima puede ser gravemente afectado a nivel global. Como se explica en Princeton.edu: Si volcanes, tierras u otras masas que existen en el área donde la Tierra gira crecen lo suficientemente como para desequilibrarla, el planeta se inclinará y girará sobre sí mismo hasta que este peso se traslade a un punto a lo largo del ecuador. Esa es la “Teoría del Desplazamiento Polar Verdadero”. Esto podría causar movimiento de masas de la Tierra, pero por una razón diferente a la razón de la teoría tectónica del movimiento de las placas (antes llamado la “deriva continental”). En la teoría de las placas tectónicas, el movimiento de continentes de la Tierra se produce porque la capa que subyace a la corteza de nuestro planeta (llamado el manto) es convectiva. Es decir, que circula, lentamente, como el agua a punto de hervir. En un desplazamiento polar verdadero, un movimiento similar en aspecto de las masas de tierra en la corteza terrestre sucede con el fin de corregir un desequilibrio de peso con respecto a la rotación de la Tierra. De acuerdo al entendimiento de los científicos, los desplazamientos polares, coinciden en parte con su comprensión de la teoría tectónica de placas en muchas formas.

Los científicos, profundizando en este desplazamiento polar verdadero, quieren saber cuándo, en qué dirección y a qué velocidad la Tierra podría estar rotando hacia ese desplazamiento polar. Para demostrarlo, dicen que se necesita un marco de referencia con el cual realizar las comparaciones. Doubrovine y su equipo dicen que encontraron uno: Cadenas de Islas volcánicas. Cadenas de volcanes oceánicos que formaron cadenas de islas. En tanto las placas se mueven, una sucesión de volcanes se forman en la zona activa. En geología, estas zonas activas son regiones volcánicas alimentadas por el manto bajo a Tierra. Por ejemplo, se cree que las islas de Hawai se formaron sobre zonas activas en el manto. Poco a poco, otro volcán comienza a formarse sobre el hotspot, justo al lado de la primera. Y luego se mueve… y otro se forma … y así sucesivamente … y el proceso continúa. La corteza terrestre produce el primero, luego otro volcán sobre la zona activa hasta que se forma una larga cadena de volcanes, como en Hawai. Estas zonas activas o “hotspots” han sido utilizadas para entender el movimiento de las placas tectónicas.

Pero Doubrovine y sus colegas dieron un paso más adelante para entender desplazamiento polar: En lugar de tratar los hotspots como estáticos, su modelo computarizado permite ver el lento movimiento de las posiciones de los hotspots. Según estos científicos, este movimiento produjo un modelo con un marco de referencia estable, lo que a su vez permite sacar conclusiones sobre el desplazamiento polar. Los investigadores dicen que su modelo realiza un buen trabajo al hacer coincidir las observaciones de zonas activas en la Tierra, al paso que dibujan las cadenas de islas, las cuales les dan la confianza acerca de un exacto resultado sobre desplazamiento polar.