A propósito de encontrarnos “estadísticamente” dentro de la transición hacia el período seco en Venezuela y otros países del cinturón tropical, se ha hecho cada vez más común la confusión al emplear el término  de “sequía” y período seco. Debemos recordar que en nuestro país, las precipitaciones (período de lluvias) están principalmente determinadas por el cordón nuboso conocido como la Zona de Convergencia Intertropical y, por supuesto, por otra serie de fenómenos atmosféricos propios del trópico.

imagen1

La zona de convergencia intertropical (ZCIT) es un cinturón de baja presión que está alrededor del globo terrestre en la región ecuatorial. Está formado, como su nombre lo indica, por la convergencia de aire cálido y húmedo de latitudes al Norte y al Sur del ecuador. A esta región también se la conoce como frente intertropical o zona de convergencia ecuatorial. En inglés se conoce por el acrónimo ITCZ (InterTropical Convergence Zone). Este cinturón de nubes se mueve de Norte a Sur y viceversa durante los 365 días del año. En ese “paseo” barre a Venezuela originando el período lluvioso (cuando se encuentra sobre el país) y por ende el período seco (cuando está al Sur del territorio). Durante ésta época tendremos poco días con lluvias de acuerdo a cada región de Venezuela, por lo cual nos encontramos actualmente en la fase de transición hacia el “Período Seco” que durará hasta finales de marzo o mediados de abril. Sin embargo, éste año debemos tomar en cuenta la presencia de una variable climática como lo es el fenómeno de “La Niña”, la cual, como he explicado en artículos anteriores, nos pudiera dejar lluvias esporádicas durante estos venideros meses con acumulados sobre los promedios para algunas regiones del territorio nacional.

Ahora bien, ¿Cuándo podemos decir que hay una sequía?

La sequía se puede definir como una anomalía transitoria en la que la disponibilidad de agua se sitúa por debajo de los requerimientos estadísticos de un área geográfica dada. El agua no es suficiente para abastecer las necesidades de las plantas, los animales y los humanos. La causa principal de toda sequía es la falta de lluvias o precipitaciones, este fenómeno se denomina sequía meteorológica y si perdura, deriva en una sequía hidrológica caracterizada por la desigualdad entre la disponibilidad natural de agua y las demandas naturales de agua. En casos extremos se puede llegar a la aridez. Para determinar si hay sequía o no en una localidad, debemos trabajar con números en manos (normales climatológicas), es decir, revisar el régimen pluviométrico de cada región y saber cuanto ha precipitado o no durante un lapso de tiempo estipulado y establecer si existe un riesgo de los requerimientos de agua de esa región. Sólo allí estaríamos hablando de una sequía. Recordemos como ejemplo, el primer trimestre de éste año 2016 donde algunas localidades del país llegaron a registrar cero milímetros de lluvias por lapsos prolongados por lo cual se determinó que hubo sequía en esas zonas en específico, dicho déficit fue producido por el fenómeno “El Niño” reciente 2015-2016, lo contrario a la variable actual.

En conclusión, sequía y período seco, son términos que aplicados a la meteorología son completamente distintos.