Es una pregunta bastante curiosa, ya que su respuesta puede basarse sólo en estimaciones porque ésto dependería del desarrollo del sistema. Pero promediando de acuerdo a las nubes y los huracanes que más se han desarrollado, se obtienen cifras interesantes. Primero se debe conocer el peso de una nube normal, una de esas nubes blancas y algodonosas que vemos cruzar por el cielo. Teniendo en cuenta que las dimensiones pueden variar, estimaremos que una de estas nubes pesa “en promedio” alrededor de 100.000 kilos, lo que equivale al peso de unos 2/3 de una ballena azul de gran tamaño. ¿Cuánto pesa una nube de tormenta de base oscura? Algunos autores calculan la cifra en 47.990.073 kg, es decir que, explican, el interior de una tormenta contendría agua con el peso equivalente al de unas 353 ballenas azules (como para que se te caigan encima). ¡Un huracán! Siguiendo esta progresión, el peso de todo el agua contenida en las nubes que forman un huracán se acercaría a los 50.000 millones de kilos o 50 millones de toneladas, el equivalente, ni más ni menos, que a 360.000 ballenas azules dando vueltas a toda velocidad alrededor del ojo del huracán. Resumiendo:

Una nube normal –> 97.976 kilos = 2/3 de una ballena azul
Una nube de tormenta –> 47.990.073 kg = 353 ballenas azules
Un huracán –> 48.987.975.960 kg = 360.000 ballenas azules

The YouTube ID of 4Hhz8mn4x3Q#! is invalid.

Indagando se pueden encontrar otros cálculos sobre lo que pesa una nube y los datos resultan bastante diferentes. Según los cálculos de la NOAA, una nube normal puede llegar a pesar hasta unas 1.003.000.000 kilogramos o un millón de toneladas. Bastante diferente al cálculo anterior. Otras cifras nos ofrece National Geographic:

  • Un huracán puede llegar a pesar 454 millones kg. El mismo peso que 160 millones de rinocerontes.
  • Una nube de tormenta pesa más que 24 millones de rinocerontes.
  • Los huracanes pueden llegar a descargar 9.1 trillones litros de agua en un día.

Mi conclusión, es que éste cálculo se convierte en algo impreciso y no se puede llegar a una determinación concreta, cada nube y cada sistema ciclónico tiene características diferentes. Lo que se encuentra bibliográficamente son estimaciones. Lo importante para los meteorólogos es observar las nube desde la superficie de La Tierra y estudiarla a través de imágenes satelitales. Su peso no ha sido tomado en cuenta al momento de realizar las predicciones meteorológicas. Pero…es bastante interesante la pregunta ¿verdad?