El intenso sísmo frente a las costas de Indonesia sorprendió a los científicos porque se trató de un tipo de temblor que no suele ser tan poderoso. Los terremotos más fuertes tienden a ocurrir en zonas de subducción, en las que una placa de la corteza terrestre se desplaza por debajo de otra. Fue este fenómeno el que causó el sismo de magnitud 9.1 en el 2004 en el Océano Indico y el de magnitud 9 en Japón el año pasado. El temblor del miércoles de magnitud 8.6 ocurrió a lo largo de una falla similar a la de San Andrés en California. Los científicos dicen que es raro que sean tan intensos estos sismos deslizantes, en los que bloques de piedras se desplazan horizontalmente. “Por cierto es una rareza”, comentó la sismóloga Susan Hough, de la Oficina Geológica Nacional en Pasadena, California. Indonesia, en uno de los sitios más sísmicos del planeta, está situada sobre el “Anillo de fuego”, un arco de volcanes y fallas que rodean la cuenca del Pacífico. Con el tiempo se va acumulando presión sobre las rocas, que a la larga estalla en sismos. El terremoto del miércoles fue seguido por un remezón de magnitud 8.2. Ambos fueron sismos deslizantes. “Hace una semana no habríamos pensado que pudiéramos tener un sismo deslizante de esta magnitud. Este es muy, muy intenso”, observó Kevin Furlong, profesor de ciencias geológicas en la Universidad Penn State. Tan poderoso, por cierto, que el sismo central entró en los libros de historia. El Centro Nacional de Información Sísimica calificó el temblor del miércoles como el undécimo más intenso desde 1900. Es probablemente el mayor sismo deslizante, aunque se debate acerca de si un sismo de magnitud similar en Tíbet en 1950 fue del mismo tipo. Un análisis preliminar indica que un costado de la falla desbordó el otro en 21 metros (70 pies), motivo importante para la magnitud del temblor. Por el contrario, durante el terremoto de San Francisco de 1906, que tuvo una magnitud 7.8 en la falla de San Andrés —quizás el sismo deslizante más conocido_, el suelo se desplazó 4,5 metros (15 pies). La costa de Sumatra ha experimentado tres fuertes sismos deslizantes desde 2004, pero el del miércoles fue el más intenso.