Tal y como se había pronosticado, aunque con un día de retraso,  la Eyección de la masa coronaria (CME) produjo una tormenta geomagnética de tipo G1 (leve) la cual regaló hermosas auroras.

Una tormenta geomagnética solar generó auroras boreales visibles en las latitudes Norte hasta los 60 grados con probabilidad que sean visibles hasta las regiones de Michigan y Maine en Estados Unidos, Finlandia, el norte de Europa y Asia. Extensas auroras fueron observadas esta madrugada en Finlandia, como se observa en la imagen proporcinada por Thomast Kast a la NASA. El último impulso geomagnético del Sol fue esta mañana y se registró a las 8:20 horas, prolongándose hasta mediodía, hora local.

“El área de impacto en la Tierra principalmente son los polos a 60 grados de la latitud geomagnética, informa el Centro de Predición del Clima Espacial de la Agencia de estudios de la Amósfera y de los Océanos (NOAA) en Estados Unidos. Este fenómeno solar estaría provocando fluctuaciones en la red eléctrica y en las comunicaciones, según NOAA, además de los riesgos probables anunciados para los satélites. Durante el período activo del Sol, es posible que se generen tormentas solares  con intensas Expulsiones de Masa Coronal (CME) y llamaradas solares que se desplazan con el viento solar en todas direcciones. Frecuentemente una mancha solar observada es precursora de eventos de CME. También es posible que se presenten en el sol impulsos geomagnéticos que afectan en la Tierra con verdaderas tormentas geomagnéticas, principalmente son peligrosas en las redes eléctricas, las comunicaciones y la navegación de los satélites.

Otra acción del Sol son las llamadas tormentas de radiación solar, que puedes afectar las personas que se encuentran en las naves espaciales. Los astronautas en estos casos se esconden en una sala protegida para estos efectos. Las tormentas de radiación solar también afecta a las personas que vuelan a diario por las zonas polares. La radiación en el cuerpo se acumula por lo cual hay un límite de tolerancia para los afectados. Otro efecto de las tormentas solares es el bloqueo de radios, que puede ser de minutos (nivel R1) a horas. Además puede afectar solo en el polo, o en toda la parte iluminada por el Sol (R5).

Aurora captada durante la madrugada en Finlandia