Una corriente de viento solar que fluye de un agujero en la corona del astro rey, junto con las consecuencias de un impacto CME (Eyección de masa coronal)  ha desencadenado una tormenta geomagnética de larga duración. El componente BzSFMI se ha inclinado fuertemente al Sur (-11 nT) durante varias horas y esto ha contribuido a intensificar la actividad geomagnética en las latitudes altas. La Tormenta dentro de la escala de medición, ha sido la más fuerte que se ha registrado en lo que va de año, en un índice que va del cero al nueve se ha ubicado en Kp=7.

Tormenta

De acuerdo al Centro de Predicción del Clima Espacial de la NOAA, el área de impacto principalmente es hacia los polos en los 55 grados de latitud geomagnética. Pudieran producirse fluctuaciones en las redes eléctricas. Sistemas de potencia en alta latitud pueden experimentar alarmas de voltaje. Así mismo pueden ocurrir irregularidades de orientación en los satélite. La propagación de radio pueden desaparecer en latitudes más altas. Las Auroras podrán verse en lugares tan bajo como Nueva York.

Lugares donde se podrán observar auroras boreales

Lugares donde se podrán observar auroras boreales

Lugares donde se podrían originar auroras australes

Lugares donde se podrían originar auroras australes

Estas áreas (agujeros solares) en la corona solar son más oscuras, de menor densidad y más frías que el resto del plasma del Sol. A su vez, generan el viento solar que transporta partículas desde el cuerpo el astro hacia afuera provocando auroras y tormentas geomagnéticas en el planeta Tierra. Expertos argumentan que el incremente de agujeros coronales durante períodos de mínima solar “podría deberse en gran parte al debilitamiento de la corona” de la estrella.

En color oscuro se aprecia los agujeros solares

En color oscuro se aprecia los agujeros solares