La Luna pasará por delante del Sol el próximo domingo 20 de mayo, causando un eclipse solar anular que podrá verse desde el sureste de Asia por el Océano Pacífico hasta la parte occidental de América del Norte, informó la NASA. El eclipse anular tiene lugar cuando la sombra de la Luna no alcanza a cubrir totalmente el Sol y el astro se ve como un anillo luminoso. Se espera que en esta ocasión la Luna cubra hasta en un 94 por ciento del Sol y debido a la amplia franja en la que podrá apreciarse se espera que millones de personas salgan a verlo. El espectáculo solar se verá primero al amanecer del domingo en el este de Asia. Si el clima lo permite, millones de personas que se levanten temprano en el sur de China, Taiwán y sureste de Japón podrán ver la formación del anillo estelar. Luego, el fenómeno recorrerá el Pacífico y en el occidente de Estados Unidos se podrá ver la parte final. El brillante aro será visible desde Oregón, el norte de California, el centro de Nevada, el sur de Utah, el norte de Arizona y Nuevo México, y finalmente en el brazo territorial de Texas, al ponerse el sol el domingo. Durante tres horas y media, el eclipse seguirá un recorrido de 13,679 kilómetros (8,500 millas). Visto de principio a fin, durará unas dos horas, aunque el fenómeno del aro durará cuando mucho cinco minutos, dependiendo de la ubicación. Fuera de esta estrecha franja se apreciará un eclipse parcial en partes del oeste, centro y sur de Estados Unidos, así como en algunas zonas de Canadá y México.

¿Cuándo se produce un eclipse anular de Sol?

La Luna, al igual que todos los cuerpos del sistema solar, en el lado opuesto al Sol proyecta un cono de sombra rodeado de otro de penumbra. Cuando la Luna se interpone entre el Sol y la Tierra, quedando los tres cuerpos alineados, y el cono de sombra intercepta la superficie terrestre, se produce un eclipse total de Sol. En ocasiones la Luna se sitúa en su órbita más lejos de la Tierra y su cono de sombra no alcanza la superficie de nuestro planeta produciéndose en el anti-cono un eclipse anular. En las zonas cubiertas por el cono de penumbra se producen siempre eclipses parciales. Se da la gran casualidad cósmica de que los tamaños del Sol y la Luna vistos desde la Tierra coinciden: aunque el disco lunar es 400 veces más pequeño que el disco solar, la Luna está 400 veces más cerca de nosotros que el Sol, razón por la cual se pueden producir los espectaculares eclipses totales de Sol. Pero ocurre también que la órbita de la Luna es elíptica, con lo que su tamaño visto desde la Tierra varía un poco: unas veces la vemos más grande (cuando está más cerca de la Tierra) y otras más pequeña (cuando está más alejada de nosotros). Aunque la variación en tamaño es pequeña (de un 10% aproximadamente, no apreciable a simple vista), sí que es suficiente como para que en alguno de los casos anteriores no logre ocultar por completo el disco del Sol, quedando visible un fino anillo luminoso. En este caso, decimos que se produce un eclipse anular de Sol.