Aunque no son nubes habituales formadas por procesos atmosféricos ya conocidas, los Pyrocúmulos también son consideradas “nubes”. Como su propio nombre indica, los Pyrocúmulos están causados por el fuego. Los incendios, los volcanes en erupción o las industrias son las principales responsables de estas enormes nubes cumuliformes, las cuales pueden dar origen a instantáneas verdaderamente espectaculares cuando aparecen cerca de grandes zonas habitadas. No se puede negar que los Pyrocúmulos poseen una enorme belleza. Pero estas nubes densas y verticales no pueden calificarse, ni mucho menos, de fenómeno meteorológico agradable, ya que en la gran mayoría de los casos aparecen cuando hay un peligro para la vida del lugar. Bajo estas líneas, podemos ver algunos ejemplos de este fenómeno. Estos causan la calefacción del aire, generalmente con mucha humedad en ellos. El pyrocúmulos sin obstrucción se forma solamente si hay viento muy pequeño, de modo que la termal pueda levantarse al nivel de la condensación sin mezclar demasiado con el aire del ambiente.