ABC. El Observatorio de Dinámica Solar (SDO) de la NASA, una sonda lanzada hace dos años para estudiar el comportamiento del Sol, ha detectado una llamarada solar de clase X 1.8, muy fuerte, lanzada durante esta madrugada y cuyos efectos ya se han hecho notar en la atmósfera de parte del planeta. Las llamaradas solares pueden ser de clase A, B, C, M y X, de menor a mayor intensidad, seguidas de un número que va del 1 al 9, así que la de esta mañana es una de las mayores. La explosión fue provocada por la mancha solar AR 1598 y alcanzó su máximo a las 03:17UT. La radiación del estallido produjo, en cuestión de pocos minutos, ondas de ionización en la atmósfera superior sobre Asia y Australia, el lado diurno de la Tierra en ese momento y fuertes bloqueos de radio en altas latitudes.Todavía se desconoce si la llamarada también envió al espacio una eyección de masa coronal (CME), una nube ardiente de partículas y radiación que puede afectar a las operaciones de los satélites y a las redes eléctricas, pero la mancha solar no nos apunta directamente. Los científicos de la SDO esperan que la actividad solar continúe los próximos días.