Una tormenta geomagnética de intensidad moderada (G2) está en curso sobre nuestro planeta provocada por la eyección de masa coronal desde un enorme agujero del astro rey en días pasados. Y es oportuno para recordar que una tormenta geomagnética es una perturbación temporal de la magnetosfera terrestre. Suelen estar asociada a una eyección de masa coronal (CME), un agujero en la corona o una llamarada solar, lo cual consiste en una onda de choque de viento solar que llega aproximadamente entre en unas 50 horas después del suceso. Esto solamente ocurre si la onda de choque viaja hacia la Tierra, tal y como ha ocurrido en ésta oportunidad. La presión del viento solar sobre la magnetosfera aumentará o disminuirá en función de la actividad solar. La presión del viento solar modifica las corrientes eléctricas en la ionosfera.

241-header

Agujero solar

El Centro de Predicción del Tiempo Espacial de la NOAA ha emitido un aviso de Tormenta Geomagnética Moderada (G2) hasta el momento, pero prevé se pueda intensificar en las próximas horas, lo cual puede producir las hermosas Auroras que se contemplan desde las altas y medianas latitudes, pero también pueden originar fluctuaciones de la energía eléctrica en esas zonas, impacto en la operatividad de los satélites e inclusive puede ser percibidos por algunos animales que comienzan a emigrar. Los efectos sobre los seres humanos aún es un tema en estudio, pero afortunamente la Tierra está protegida por la magnetosfera, la cual es una región alrededor de un planeta en la que el campo magnético de éste desvía la mayor parte del viento solar formando un escudo protector contra las partículas cargadas de alta energía procedentes del Sol. Las tormentas geomagnéticas duran regularmente de 24 a 48 horas, aunque pueden prolongarse varios días.

g2_warning13-14oct

kpindex