Una corriente de viento solar llegó a nuestro planeta desde el pasado primero de marzo, lo cual ha producido una tormenta geomagnética que incluso logró alcanzar una intensidad moderada, conocida como “G2”. El viento solar se mantuvo elevado por encima de 700 km/s lo cual contribuyó a prolongar dicha perturbación geomagnética.

Afortunadamente el principal efecto que ha dejado esta alteración de la magnetósfera terrestre ha sido la formación de espectaculares auroras en las altas latitudes que gracias a los observadores y cazadores de éste vistoso fenómeno podemos apreciarlas:

 

Aurora Boreal fotografiada por Sacha Layos el 02 de marzo de 2017 desde Fairbanks, Alaska

Aurora boreal desde Inari, Lapland, Finlandia, capturada por Rayann Elzein

Otra de Sacha Layos el 01 de marzo 2017, desde Fairbanks, Alaska

Fotografía de Hendrik Zwart desde Tromso – Kvaloya, Noruega

Aurora captada por Eva Kristiansen desde Kvaløya, Tromsø, Noruega

De Marketa Stanczykova Murray desde Fairbanks – Alaska

Otros artículos importantes: