Uno de los mayores Iceberg registrados en la historia, conocido como el A68, se ha desprendido de La Antártida tal y como se venía pronosticando podría ocurrir. La ruptura fue detectada este miércoles por un satélite estadounidense cuando pasaba por la región conocida como Plataforma de Hielo Larsen C.

De acuerdo a las observaciones de los especialistas del proyecto MIDAS, “ese trozo” de la Plataforma Larsen C en la península Antártica se ha convertido en el iceberg de mayores dimensiones conocido en los últimos decenios, con 5.800 kilómetros cuadrados, tal y como han confirmado la Universidad de Swansea y el British Antarctic Survey. Estos mismos investigadores del Proyecto y las Universidades que han seguido la evolución del iceberg, indicaron que el desprendimiento se produjo en algún momento entre el pasado lunes y este miércoles, cuando la masa helada se separó definitivamente del segmento Larsen C.

Este Iceberg pesa más de un billón de toneladas y su volumen es el doble que el del Lago Erie, uno de los Grandes Lagos de EE.UU. y Canadá. Ya flotaba antes de la ruptura, por lo que no tendrá un impacto inmediato sobre el nivel del mar. El desprendimiento de este iceberg deja la plataforma de hielo de Larsen C reducida en más del 12% y con un paisaje que nunca será el mismo. Aunque el resto de la plataforma de hielo continuará regenerándose naturalmente, los investigadores de Swansea han demostrado previamente que la nueva configuración es potencialmente menos estable que antes de la grieta. Existe el riesgo de que Larsen C pueda seguir el ejemplo de su vecino, Larsen B, que se desintegró en 2002 tras un acontecimiento similar.

“La mayoría de los glaciólogos no están aún particularmente alarmados por lo que está ocurriendo con la Plataforma Larsen C. Es algo normal”, tal como lo reseñó Helen Fricker, del Instituto de Oceanografía Scripps. Por otro lado, dijo Adrian Luckman, profesor de la Universidad de Swansea e investigador principal del Proyecto MIDAS, que ha estado monitoreando la plataforma de hielo durante años, que “el progreso futuro del Iceberg es difícil de predecir por ahora”. “Puede permanecer en una sola pieza pero es más probable que se rompa en fragmentos. Algunos trozos de hielo pueden seguir en el área durante décadas, mientras que partes del iceberg puede derivar hacia el norte hasta aguas más cálidas”, agregó. Este inmenso iceberg a la deriva aumentará los riesgos para los buques ahora que se ha roto. La península está fuera de las principales rutas comerciales, pero sí es uno de los principales destinos de los cruceros que visitan desde Sudamérica.

Fuentes: Daily Mail, La Vanguardia, ABC, El País, BBC

Otros artículos importantes: