En la Tierra, el sol parece ser amarillo o a veces naranja. Pero la luz del sol en realidad no está hecha de un solo color. Contiene una multitud de colores que se pueden encontrar en el espectro de colores. Debido a la atmósfera de la Tierra, solo vemos algunos fotones de color. Es la misma razón por la cual el cielo parece azul.

Desde siempre, si te han pedido dibujar el Sol, lo normal ha sido recurrir a los colores naranja o amarillo para colorearlo. Esa es la percepción que tenemos sobre nuestro Astro Rey y esos serían los colores que respondería cualquiera persona que sea preguntada por esta cuestión. ¿Es el sol de color naranja, amarillo o blanco? No. Desde Science Insider han explicado a través de un interesante vídeo esta pregunta, que tiene mucho que ver con el comportamiento de la luz. El Sol emite luz y ésta es una mezcla de colores primarios. Lo curioso del vídeo es que en él se explica que la luz solar tiene más fotones de color azul claro y verdoso, por lo que esos colores podrían acercarse más a sus colores originales. Los tonos azules entran dentro de colores muy energéticos, que se agitan más cuando se desplazan que los colores menos energéticos, como los naranjas y amarillos. La percepción del sol a mediodía es que se acerca más al blanco que a cualquier otro color y esto ocurre así porque en el espacio la luz que emite se mueve sin resistencia, ya que no existe atmósfera. Sin embargo, algunos fotones sí que encuentran resistencia al atravesar las moléculas de aire de la atmósfera. Estos fotones afectados son los azules, que quedan retrasados frente a otros como los amarillos, verdes y rojos, que llegan antes a nuestros ojos y hacen que percibamos el Sol blanco o en tonos amarillos o anaranjados:

Otros artículos importantes: