Nuevas investigaciones demuestran que terremotos como el de Japón, ocurrido en el 2011, pueden producir las olas conocidas como Seiches, en cualquier cuerpo de agua sin salida al mar. Los seiches a veces son provocados por terremotos así hayan ocurrido a miles de kilómetros de distancia, como ocurrió el día que se estremeció Japón en ese año. En aquel entonces, lugareños del Fiordo noruego Aurland-Flåm vieron con asombro como se producían extrañas olas y hoy ya el misterioso fenómeno ha quedado resuelto. Esta es la primera grabación conocida de seiches noruegos causado por un terremoto en más de medio siglo.

terremoto

Ellos describen el evento, que tuvo lugar en 2011, como “como un torbellino” y como si “el mar estaba hirviendo. Algunos capturaron las ondas en sus teléfonos móviles, observando el flujo de agua y el flujo a gran altura durante varias horas. De acuerdo a las investigaciones realizadas por un grupo de científicos encabezados por Stein Bondevik, geólogo de Sogn og Fjordane University College en Sogndal, Noruega, se ha encontrado que las extrañas olas en lugares como el Fiordo noruego fueron de hecho creadas por el gran terremoto de magnitud 9,0 que devastó a Japón en 2011. Los expertos pensaron inicialmente que las ondas en 2011 fueron causadas por un deslizamiento de tierra bajo el agua. Pero la explicación en aquel entonces, no tuvo en cuenta los informes de las inundaciones costeras, al mismo tiempo en otros fiordos de Noruega. Inclusive otros Fiordos apuntando al Noreste de Japón, en cinco ciudades, empezaron a moverse media hora después del terremoto y continuaron haciéndolo durante casi tres horas. “Me di cuenta de que debe haber una conexión con el gran terremoto en Japón”, dice Stein Bondevik  a LiveScience. El científico y su equipo utilizaron videos tomados por testigos oculares y construyeron un modelo de computadora para probar su teoría cronometrando el flujo y reflujo de las oscilaciones. Encontró que estos seiches se desencadenaron a partir de las ondas S horizontales causados ​​por el terremoto de Tohoku de 2011.  Una onda S es una onda sísmica  que sacude el suelo hacia atrás y adelante perpendicular a la dirección de la ola que se está moviendo. El Sr. Bondevik afirma que en los fiordos, las ondas S del terremoto de Japón se trasladaron hacia atrás y adelante del suelo por 0.4 pulgadas. Según los investigadores, los fiordos noruegos son particularmente sensibles a la presencia de eventos naturales debido a sus grandes profundidades. Ya en 1950, el terremoto de Assam provocó olas  en 29 fiordos en Noruega. Sin embargo, el último hallazgo es la primera grabación conocida de Seiches noruegos causados ​​por un terremoto de más de medio siglo.

Los seiches son frecuentemente imperceptibles a simple vista, y un observador en un bote sobre la superficie puede no darse cuenta que está occurriendo debido a las longitudes de onda extremadamente largas. El efecto es causado por resonancias en el cuerpo de agua que está siendo disturbada por uno o más factores, y frecuentemente por efectos meteorológicos (viento, variaciones de la presión atmosférica), sismicidad o tsunamis.

Noruega, el fiordo de Noruega, Aurlandsfjord

Un fiordo es una angosta entrada de mar formada por la inundación de un valle excavado o parcialmente tallado por acción de glaciares. En la foto, el fiordo noruego Aurland-Flåm

 

Noruega

En rojo una onda estacionaria, representada como una suma de dos ondas que se propagan viajando en direcciones opuestas (verde y azul).