14 de julio de 2024

Meteorología por Luis Vargas

Clima y tiempo al alcance de todos

Además de la conjunción de Venus y Júpiter, marzo nos trae la Luna de gusano y el equinoccio, entre otros

Como todos sabemos, marzo comenzó con la impresionante conjunción en la bóveda celeste entre Venus y Júpiter, brillando con una magnitud de -3.9 y -2.1, respectivamente. Ayer 1 de marzo, estuvieron separados por unos 0.5 grados (la mitad del dedo meñique de un observador terrestre). Y este mes ocurren otras dos conjunciones: entre Venus y Urano, y entre Mercurio y Júpiter

Urano es un objeto binocular alto en el sureste entre las estrellas de Aries. Mucho más brillante es Marte en el vecino Tauro, ahora un objeto que se aleja y se desvanece, pero sin embargo es una adición sorprendente a esta región. Mercurio y Saturno yacen en el cielo de la mañana; ambos están demasiado cerca del Sol para ser vistos. Mercurio pasa al cielo vespertino a fines de marzo.

Animación de la conjunción Venus y Júpiter el 1 de marzo de 2023. Fuente: Stellarium

También es bueno señalar, que el 3 de marzo la Luna estará en apogeo, cuando nuestro satélite natural alcanzará su punto más alejado de la Tierra en su órbita. Y para el 7 de marzo habrá Luna llena conocida como La Luna de gusano, llamada así por las tribus nativas del sur de Estados Unidos que le pusieron el nombre por los restos de lombriz -esencialmente heces- que emergen cuando el suelo se descongela al final del invierno boreal, según la NASA. Otro relato del Old Farmer’s Almanac dice que el nombre se refiere a las larvas de escarabajo que salen de sus escondites invernales al llegar la primavera boreal.

Luna llena. Imagen de archivo

También para el 15 de marzo está previsto el máximo de la Lluvia de meteoros Normínidas con una tasa máxima observable de 6 meteoros por hora (no muchos). La actividad comenzó el 25 de febrero y se extiende al 28 de este mes.

El 19 de marzo la Luna estará en perigeo que su punto en la órbita más cercano a la Tierra. Ese mismo día, podrás ver hacia el este antes del amanecer, la conjunción de la Luna y Saturno, donde nuestro satélite natural tendrá un mínimo de brillo ya que estará en fase menguante (dos días antes de Luna nueva).

La Luna y Saturno. Fuente: Stellarium

El 20 de este mes ocurrirá lo que se conoce como el equinoccio de primavera en el hemisferio norte y de otoño en el sur. Proviene del latín aequinoctium (aequus nocte), lo que significa «noche igual», y es el momento del año en el que la declinación solar está situada en el plano del ecuador celeste, lo que quiere decir, que para una persona que se encuentre ubicada en el ecuador terrestre, el Sol alcanza el cenit (el punto más alto en el cielo con relación a dicha persona, será como ver el astro rey justo sobre su cabeza, vale decir, a 90°).