Menú
Categorías
¿Qué nos espera para este trimestre con respecto a las lluvias en nuestra región? Pronóstico de las precipitaciones para los meses julio, agosto y septiembre
2 julio, 2020 Meteorología

En lo que va de temporada de lluvias en Venezuela, las precipitaciones han estado muy irregulares y en algunas zonas los acumulados pluviométricos no han sido los esperados. Pero en varias localidades, estos acumulados han sobrepasado el promedio mensual histórico, tal como ocurrió durante junio en buena parte de los Andes, el sur de Zulia, los Llanos suroccidentales (Barinas y Apure), el este y sur de Centro Occidente, el oeste y sur de la Región Central (Aragua y Carabobo), la Región Sur (Amazonas, sur y oeste de Bolívar, el Esequibo y Delta Amacuro), e incluso Nueva Esparta que en los últimos días del pasado mes superó la media. Evidentemente, hay un cambio en el patrón del clima a escala global y Venezuela no escapa de esta realidad. Nuestras lluvias al igual que las temperaturas, están cambiando. Asimismo, este año tenemos una anomalía negativa (más frío de lo normal) en las aguas superficiales del Pacífico oriental ecuatorial, que de seguir así durante dos meses más y de acoplarse las condiciones atmosféricas con las oceánicas, tendríamos consolidado al fenómeno La Niña, lo que se traduce en lluvias por encima de lo normal en el caso de Venezuela. En el caso de Colombia por ejemplo, La Niña se caracteriza por un aumento considerable de las precipitaciones (anomalías positivas) y una disminución de las temperaturas (anomalías negativas) en las regiones Andina, Caribe y Pacífica, así como en áreas del piedemonte de los Llanos orientales, mientras que en la zona oriental (Orinoquía y Amazonía), dichas variables tienden a un comportamiento cercano a lo normal, sin ser muy claro el patrón climatológico ante la presencia de un evento frío. En Panamá El fenómeno La Niña, en promedio, produce aumento de las lluvias en las regiones ubicadas en la vertiente del Pacífico y disminución en la vertiente del Caribe, tomando en cuenta que se presentan variaciones locales (espaciales y temporales) asociadas a la orografía del lugar y a la intensidad del evento. En México, La Niña ocasiona mayor cantidad de lluvias en la parte centro y sur, mientras que en el norte del país se produce una oscilación entre lluvias y sequías. Y así nos daremos cuenta, que es un fenómeno de influencia a escala global, a pesar de que algunas personas aún insistan en señalar que el ENOS (El Niño Oscilación del Sur) es una variable climática con influencia exclusiva de la zona del Pacífico.

La probabilidad de que La Niña se concrete para el trimestre agosto, septiembre y octubre, se mantiene en un 47 por ciento al igual que la probabilidad de que se mantengan condiciones neutrales (sin El Niño ni La Niña). De allí que aún exista alguna incertidumbre en las predicciones concretas del fenómeno. Ya a partir de septiembre, octubre y noviembre, los porcentajes cambian y prevalece la perspectiva de un evento La Niña para finales de este 2020 o principios de 2021. El ente rector de la meteorología en Venezuela, el INAMEH, está manejando igualmente estas mismas predicciones en cuanto al estatus del ENOS y su tendencia en los venideros meses, tal y como lo informó el día de ayer, el presidente del Instituto y Viceministro de Cuencas Hidrográficas. En tal sentido, los modelos de predicción estacional C3S indican para buena parte de Venezuela, una probabilidad entre un 70 y 80 por ciento, de que las lluvias se presenten por encima de las medias históricas durante el trimestre julio, agosto y septiembre. Debemos tomar en cuenta que es un “pronóstico trimestral”, es decir, que se está promediando esos tres meses.

Si revisamos, a detalle, mes tras mes, del modelo CFSv2 al menos para julio y agosto, veremos predicciones a detalle de nuestras regiones:

Julio con probabilidades de lluvias sobre el promedio en la Región Sur de Venezuela, el nororiente del país, sur de Zulia, parte de los Andes, Apure, Piedemonte Andino-Llanero y el sur de Centro Occidente. Para el centro norte del territorio nacional (tomando en cuenta el norte de Guárico) se prevén acumulados por debajo de la norma. El resto de nuestra geografía, estaría con precipitaciones ajustadas a las medias históricas.

Agosto, pudiera presentarse mayormente ajustado a la media o por debajo de las mismas en buena parte de Venezuela, exceptuando algunas zonas en Apure y oeste de Bolívar, donde se estaría registrando anomalías positivas del parámetro. De concretarse el fenómeno La Niña, seguramente veremos variaciones en el modelo para el mes de septiembre con anomalías de precipitaciones sobre los promedios en varias regiones del país.

Los comentarios están cerrados
** *