Un equipo de científicos dirigido por la Universidad de Shandong en China, han mostrado las primeras observaciones de lo que han llamado un huracán espacial en la atmósfera superior de la Tierra, lo que confirma su existencia y arroja nueva luz sobre la relación entre los planetas y el espacio; esto luego de analizar una masa de plasma de 621 millas de ancho que se arremolinaba a cientos de millas sobre el Polo Norte.

Las observaciones sin precedentes, realizadas por satélites en agosto de 2014, solo fueron descubiertas durante un análisis retrospectivo realizado por científicos de la Universidad de Reading, como parte de el equipo liderado por la Universidad de Shandong en China, que confirmó la presencia de dicho huracán y ofreció pistas sobre su formación. Este análisis ahora ha permitido crear una imagen 3-D de la masa de plasma arremolinada de miles de kilómetros de ancho y muy por encima del Polo Norte, lloviendo electrones en lugar de agua, y en muchos aspectos se asemeja a los huracanes con los que estamos familiarizados en la atmósfera inferior de la Tierra. El profesor Mike Lockwood, científico espacial de la Universidad de Reading, dijo: “Hasta ahora, era incierto que los huracanes de plasma espacial existieran, por lo que demostrar esto con una observación tan sorprendente es increíble”. Los huracanes tropicales, están asociados con enormes cantidades de energía, y estos huracanes espaciales deben ser creados por una transferencia inusualmente grande y rápida de energía eólica solar y partículas cargadas a la atmósfera superior de la Tierra. Los campos magnéticos y de plasma en la atmósfera de los planetas existen en todo el universo, por lo que los hallazgos sugieren que los huracanes espaciales deberían ser un fenómeno generalizado. 

Los huracanes ocurren en la atmósfera inferior de la Tierra sobre cuerpos de agua cálidos. Cuando el aire cálido y húmedo se eleva, crea un área de baja presión cerca de la superficie que succiona el aire circundante, lo que provoca vientos extremadamente fuertes y crea nubes que conducen a lluvias intensas. También se han observado huracanes en las atmósferas inferiores de Marte, Júpiter y Saturno, mientras que se han visto enormes tornados solares en la atmósfera del Sol. Sin embargo, la existencia de huracanes espaciales en la atmósfera superior de los planetas no se había detectado antes. El huracán espacial analizado por el equipo en la ionosfera de la Tierra giraba en sentido antihorario, tenía múltiples brazos espirales y duró casi ocho horas antes de descomponerse gradualmente. El equipo de científicos de China, EE.UU., Noruega y el Reino Unido, utilizó observaciones realizadas por cuatro satélites DMSP (Programa de satélites meteorológicos de defensa) y un modelado de magnetosfera en 3-D para producir la imagen. El análisis implicó verificar la coherencia de los datos de los satélites, radares y otras fuentes, y para construir una imagen completa de lo que había sucedido y asegurar que se entendieran los mecanismos involucrados. El hecho de que el huracán haya ocurrido durante un período de baja actividad geomagnética, sugiere que podrían ser más relativamente comunes dentro de nuestro sistema solar y más allá. Esto resalta la importancia de una mejor supervisión del clima espacial. Precisamente, el equipo explicó que los huracanes espaciales abren un canal de transferencia de energía rápida desde el espacio a la ionosfera y la termosfera, lo que podría ayudar a revelar detalles importantes de los efectos del clima espacial, como el aumento de la resistencia de los satélites, las perturbaciones en las comunicaciones de radio de alta frecuencia y el aumento de errores en el horizonte. localización por radar, navegación por satélite y sistemas de comunicación. 

Otros artículos importantes: