Este fin de semana los amantes de la astronomía de América y parte de Europa, especialmente en América del Sur, podrán disfrutar de una impresionante y luminosa lluvia de estrellas. Desde el 28 al 30 de julio, la noche estará un “poquito” más iluminada debido a las Delta Acuáridas. En concreto, se espera que sea durante la mañana del 29, pero el problema de este año es la Luna, que aparecerá menguante sobre el horizonte y así el cielo se hará cada vez más brillante y veremos menos meteoros, por lo que hay que aprovechar las primeras horas de la noche del 28 al 29 y las primeras horas de las noches posteriores en las que la Luna cada vez saldrá más tarde.

Estrellas

El espectáculo es recomendable verlo desde zonas donde el cielo sea más oscuro, para así poder apreciar la cantidad de estrellas fugaces que se podrán observar. Esta lluvia está considerada como activa y puede producir unos 30 meteoros por hora a velocidades de 41 km/s. Lo mejor de la lluvia es que sus meteoros son lentos y con largo recorrido. Se ha calculado que alrededor del 10 por ciento de los meteoros que produce esta lluvia dejan un espectáculo celeste maravilloso que denominamos estela persistente. Cuando el meteoro entra en la atmósfera terrestre comienza a desintegrarse a unos 100 km de altura, algunos desaparecen en una fracción de segundo, pero otros por su composición y tamaño consiguen penetrar más y permanecer unos o dos segundos visibles mientras trazan su recorrido por el cielo, pero algunos, aún mayores, se van deshaciendo poco a poco y dejan flotando en el cielo, durante segundos o minutos, una estela del material desintegrado. Cuando ello ocurra, lo mejor es tomar unos prismáticos y verlo con detalle. Además, la visión con este instrumento nos hará ver la estela durante más tiempo que a simple vista.

Delta Acuáridas Sur:

Gracias a las investigaciones hechas por el astrónomo estadounidense David G. Schleicher sobre el cometa 96p/Machholz 1, podemos ver una lluvia de meteoros procedente de otro sistema estelar. Un cometa que probablemente no perteneció a nuestro Sistema Solar podría estar relacionado con una de las lluvias de meteoros más extensas en el tiempo de las que tienen lugar al cabo de todo el año. La lluvia es denominada Delta Acuáridas Sur, con actividad entre el 12 de julio y el 23 de agosto, coincidiendo incluso con otras lluvias del verano como las Alpha-Cígnidas el 15 de julio, las Omicron-Dracónidas el 16 de julio, las Piscis Austrínidas el 28 de julio, las Alpha-Capricórnidas el 28 de julio, las famosas Perseidas el 12 de agosto o las Kappa-Cígnidas el 18 de agosto. Es decir, cuando veamos algunas de las lluvias anteriores, entre ellas se interpondrá algún meteoro de las Acuáridas.

Cometa 96p/Machholz 1

Se le denomina Delta Acuáridas Sur, porque parecen proceder de los meteoros de la constelación de Acuario.Es más favorable para los habitantes del hemisferio Sur o los del Norte, próximos al ecuador. Por cierto, como meteorólogo les recuerdo, que el cielo debe estar despejado de nubes en todos los niveles a fin de apreciar el evento sin ningún obstáculo. Recuerde, usted nunca tiene que localizar el punto radiante de una lluvia para disfrutar de los meteoros. Sin embargo, ayuda tener una noche oscura sin luz de la Luna. El próximo año, en 2014, las expectativas de observar los Delta Acuáridas a finales de julio será mucho mejor, ya que no habrá luz de la Luna para arruinar el espectáculo.

Recomendaciones:

1.- Observar a simple vista.

2.- Llevar prismáticos para ver las estelas persistentes y tumbonas.

3.- Observar en lugares oscuros y lejanos a las grandes ciudades.

4.- Aprovechar las horas sin Luna.

Fuentes: Asociación Astronómica de España, Earth Sky